El lunes se llevó a cabo el foro hacia una estrategia nacional Hidrógeno 2030 organizado por el Consejo Económico y Social de la Nación, evento en donde participó Gustavo Menna, diputado nacional por Chubut, entre otros actores. 

Una de las cuestiones que destacó el funcionario fue la importancia de pensar políticas a mediano y largo plazo, dado que si bien hay un régimen legal vigente que fue sancionado en 2006 (Ley Nacional N° 26.123), desde el sector se apuntan que no tuvo una aplicación potenciada y está próxima a vencer según lo que detalla el artículo 21.

«Además la ley no hace distinción al hidrógeno verde, aunque es lógico porque tiene quince años, pero hoy debemos poner el acento, el foco, en esa tecnología porque el mundo lo empieza a demandar», mencionó Menna durante el foro.

«Me parece que si damos un apoyo con un marco legal adecuado, políticas públicas como las pensadas en el foro, me parece que ese el camino y a donde decididamente debemos ir», agregó. 

Energía Estratégica se contactó con el diputado nacional a fin de ampliar tales declaraciones acerca de una futura normativa o actualización de la actual, además de incentivos para el desarrollo del hidrógeno verde. 

¿Se espera que este año se trate una nueva reglamentación de hidrógeno? 

Dependemos de la voluntad del oficialismo, que con su mayoría es quien define la agenda de temas y los proyectos que se ponen en tratamiento. Los anuncios del Presidente de la Nación en su discurso de apertura de sesiones y el hecho de que el Consejo Económico y Social haya lanzado una agenda de Hidrógeno Verde 2030 nos da cierto optimismo. 

Pero por otro lado vemos que se han discontinuado las licitaciones del Programa RenovAr, se han suspendido sin plazo licitaciones de obras de transporte eléctrico como es el caso de la Estación Transformadora Comodoro Oeste en el sudeste de Chubut, obra vital para que haya un punto de acceso al SADI y así poder seguir sumando desarrollos de parques eólicos en la zona de Pampa del Castillo cercana a Comodoro Rivadavia. 

Como así también la degradación de la autoridad de aplicación de renovables que de Subsecretaría pasó a Dirección, nos hacen ver el futuro con preocupación. 

¿Cómo puede afectar ello?

No hay hidrógeno verde sin energías renovables, van de la mano, y por momentos parecería que el gobierno no tiene plan ni estrategia en materia energética y mucho menos en renovables. El país pegó un salto enorme entre 2016 y 2019, pasando de la casi nada de incidencia de las renovables en la matriz energética al 8% propuesto como meta inicial en la ley.

Tenemos que llegar al 20% en 2025 y en nuestro caso hemos propuesto una ley para el 30% para 2030. En ese marco es necesario prorrogar la ley de hidrógeno que vence este año, e introducir las modificaciones que apunten al hidrógeno verde, con incentivos fiscales y generación de demanda. 

Todo ello, más un plan estratégico nacional, nos permitirá aprovechar la demanda de escala de países que han decidido descarbonizar sus economías como es el caso de Alemania, Japón y Corea, que serán grandes compradores de hidrógeno verde. 

Y hay quienes estiman que Argentina tiene una potencialidad exportadora de hidrógeno verde por USD 15000 millones anuales para 2050. Pero para ello hay que tener marcos legales

¿Qué incentivos se podrían dar de cara al hidrógeno verde?

Garantizar estabilidad fiscal, exenciones tributarias para los derechos de importación de bienes de capital, amortización acelerada de ganancias, exenciones de IVA, y más. 

Por otro lado, fomentar la demanda, con lo cual va de la mano de la ley de movilidad sostenible, que podría dar lugar a una importante demanda doméstica de H2 verde, puntapié inicial para lograr escala y estar en condiciones de abastecer luego la demanda internacional.