¿Cómo avanzan con los proyectos?

Luego de una larga espera firmamos los contratos. Se tuvo que negociar para resolver el tema del contenido local de los proyectos solares y finalmente se llegó a un acuerdo en el cual podemos firmar los contratos utilizando para la ejecución la nueva fórmula de medición de contenido local, que es la fórmula corregida en RenovAr 2. De allí, nos promedian las tarifas con las tarifas de la segunda ronda de RenovAr lo que nos hace perder un promedio de 5 a 7 USD prácticamente por proyecto.

¿Cómo compensaron esa pérdida?

No lo compensamos. Se pierde. Fue motivo de diferencias de criterio. En definitiva, entendimos que llegamos hasta donde podíamos llegar y aceptamos una reducción de 55 a 48,75 USD que fue en promedio la tarifa que nos quedó. Lo cual nos plantea un desafío importante porque ya eran proyectos que, por las características del grado del contenido local, tenían una complejidad mayor para ejecutarse. Hemos discutido, analizado, decidido firmar y avanzar con los proyectos que tienen un interés estratégico para la provincia y la Argentina toda, para lograr la transferencia de tecnologías y el desarrollo de capacidades locales.

¿Y cómo avanzarán en la construcción bajo estas nuevas condiciones?

Para nosotros el tiempo vale más que nada. Hemos perdido un año en todo el desarrollo del proyecto y si bien hay interesados en avanzar con los proyectos aún dentro de las nuevas tarifas, lo que hemos decidido es avanzar en la siguiente etapa con EMESA, que es la empresa provincial de energía, como desarrollador de los proyectos.

¿Ya tienen resuelta la financiación de los proyectos?  

Tenemos en la mira varias maneras pero probablemente escojamos el bono emitido por Emesa que tiene un balance bastante fuerte, tiene un buen capital, ingresos provenientes de otras fuentes de generación.  Los proyectos en sí mismos, aún con esta tarifa continúan siendo proyectos atractivos, sobretodo para una empresa estatal. Pero en definitiva lo que no queremos es seguir perdiendo tiempo. Sabemos que si salimos de vuelta al desarrollo de una sociedad con un privado, van a pasar varios meses hasta que esto se resuelva y la decisión es avanzar de forma inmediata.

¿El Gobierno de la provincia tendrá un rol protagónico?

EMESA es una Sociedad Autónoma, no va a recibir aporte financiero de la provincia, lo va a ejecutar con sus propias capacidades financieras. En esto, la provincia de Mendoza va a poner plazos. Este proyecto tendrá similitudes con el Parque Eólico de Arauco, porque es una SAPEM también, pero con la diferencia que en Arauco creo que tiene de respaldo garantías provinciales. En Mendoza hemos arrancado el proceso. Estamos hablando con varios epecistas, proveedores y conocemos interesados en instalar los parques y proveernos los equipos.

De los 5 proyectos… ¿cuál será el que primero arranque la construcción?

El primero que va a arrancar –y que inclusive ya está arrancado en el proceso general, por su tamaño– es el PASIP (1 MW). En su momento compramos los paneles antes de firmar los PPA, pero para nosotros este era un proyecto que iba para adelante en cualquier escenario. Estamos terminando de cerrar ahora con el epecista para empezar lo que es la construcción y tenerlo operativo antes de junio de este año. Es lo que esperamos.

¿Cuándo estarán operativos todos los proyectos?

Tenemos el objetivo de que estén todos listos para junio de 2019. Por eso la decisión de arrancar con EMESA. Después no descartamos la posibilidad de incorporar socios financieros por el camino o eventualmente hasta vender los proyectos una vez que estén concluidos. El objetivo estratégico nuestro es que baje la tecnología, se desarrolle la provincia y no específicamente quedarnos con los parques.

¿Están pudiendo desarrollar tecnología en la provincia?

Hay dos empresas interesadas que se han manifestado, empresas que ya están instalándose – como NexTracker – , otras que están trabajando el tema de la fabricación de conversores de frecuencia –Mendoza ya tiene una base tecnológica fuerte en este tema–, y respecto a la fabricación de paneles hay por lo menos 3 propuestas de trabajo diferentes. Una es Canadian Solar. Pero los canadienses cuando la tarifa bajó decidieron que ya no les interesaba el proyecto como inversores por lo cual ahora están esperando las condiciones que les vamos a ofrecer para actuar como epecistas o proveedores y ahí ellos analizarán si participar o no. Después tenemos grupos italianos, chinos y otro alemán-suizo. Hay cosas que aún tenemos que terminar de evaluar, que es lo que el mercado ofrece para definir cuáles son las condiciones que vamos a poner para contratar, y eso calculamos que lo vamos a sacar en no más de 60 días. Esto sin contar el PASIP, que ya empezó y ya compramos los paneles en San Luis, a la empresa LV-Energy.

Habiendo alcanzado ya esta instancia…¿Cómo es el balance para Mendoza?

Este fue un proceso largo. No te digo que haya sido libre de turbulencias. Pero, en definitiva, tenemos hoy ya una foto clara de los proyectos, sabemos qué es lo que los proyectos dan y hemos definido la estrategia de forma tal de acelerar al máximo el arranque de los mismos. Para hacer eso, y porque tenemos las capacidades de hacerlo desde EMESA, lo que vamos a hacer en estos proyectos en particular es seguir trabajando con la empresa provincial de energía hasta el COD (entrada en operación de la planta). Después del COD definiremos qué haremos con los proyectos. Es decir que, una vez que entren en operación comercial, se decidirá si se sigue como generador o se venden. Para llegar al COD lo más rápido posible, la estrategia es que sea EMESA la que continúe liderando el proceso.