Se trató de un proceso complejo y muy competitivo, donde se adjudicaron sólo 28 ofertas en distintas tecnologías, de las 123 presentadas por empresas de clase mundial, muchas de las cuales quedaron fuera del concurso. En cuanto a los 4 proyectos de PAH, la complejidad fue mayor, si se tiene en cuenta que el agua en la Provincia de Mendoza constituye un recurso concesionable, y como tal, posee regulación de jerarquía constitucional.

La adjudicación lograda por EMESA, constituye un hecho trascendente dado que representarán, los primeros desarrollos dentro de un plan integral de esta tecnología que posee la Provincia de Mendoza, que por su geografía y recurso presenta un enorme potencial. En este sentido, EMESA, ejecutora de la política energética provincial, tiene relevados más de 60 saltos en cursos de agua pública.

Por otro lado, la ejecución de éstos y futuros proyectos, en forma sostenida, posibilitará generar un clúster para el desarrollo industrial de esta tecnología en Mendoza.

Lea también: «Adjudicaron proyectos y el Ministerio de la Producción activa la línea de créditos por 200 millones de dólares para emprendimientos de energías renovables»

Este proceso, puso de manifiesto la capacidad de EMESA como desarrollador de proyectos, teniendo en cuenta la complejidad en la formulación de este tipo de aprovechamientos hidroeléctricos, que además del aspecto técnico con diseños ad-hoc, involucra una “ingeniería” jurídico-administrativa.

El desarrollo de los proyectos demandó la aplicación de un novedoso modelo asociativo público privado, que amalgamó instituciones y regímenes jurídicos aparentemente disímiles como la iniciativa privada, el marco regulatorio eléctrico provincial, las disposiciones del Pliego RENOVAR, la ley de aguas de Mendoza, y la legislación civil y comercial, permitiendo brindar celeridad y seguridad jurídica al inversor privado, sentando un valioso precedente para desarrollos futuros.

Tal vez uno de los mayores logros del proceso, fue la implementación exitosa de la “ventanilla única”, representada por EMESA como articuladora de los distintos organismos públicos involucrados, facilitando procesos y generando ahorro de tiempo y recursos para los inversores y la administración.

Lea también: «Proyectos de energías renovables por 35 MW celebrarán contratos con el Gobierno nacional»

Otro gran logro, fue la exención de regalías sobre la generación hidroeléctrica, del canon de riego del Departamento General de Irrigación, de la tasa de fiscalización y control que cobra el Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE), así como otros impuestos provinciales, poniendo en vigencia las leyes provinciales de fomento de las energías renovables. Ello constituye un importante antecedente para el desarrollo de nuevos proyectos.

Por todo ello, esta adjudicación genera una oportunidad única de crecimiento para la Provincia de Mendoza, quien considera a la energía como un vector de desarrollo económico y social.