Ayer fue un día clave para Chile. El presidente Sebastián Piñera presentó la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde (descargar), una hoja de ruta concreta para los próximos 10 años, cuyo fin último es la generación y exportación de ese gas a base de agua que se producirá a partir de fuentes limpias como la eólica y la solar fotovoltaica.

“El hidrógeno verde es una oportunidad histórica para el país”, destaca Marcelo Mena, miembro del Consejo Asesor que colaboró con el Ministerio de Energía en la creación de esta iniciativa.

En diálogo con Energía Estratégica, el exministro de Medio Ambiente del gobierno izquierdista de Michelle Bachelet observa que este energético “puede generar tantos ingresos como los que hoy genera la minería completa”, principal activo de exportación de Chile.

Aunque aclara que los minerales, al ser no renovables, tienen una vida útil. En cambio la producción de hidrógeno verde dependerá de fuentes inagotables como el viento y el sol.

Fuente: Ministerio de Energía

En concreto, la Estrategia chilena plantea fomentar al mercado doméstico y a la exportación destinando 50 millones de dólares para financiar proyectos de manera tal que al 2025 se puedan contar con 5 GW de renovables en proceso de electrólisis.

Al 2030, el objetivo es producir el hidrógeno verde más barato del mercado mundial: menos de 1,5 dólares por kg. Y se pretende que haya 25 GW renovables en proceso de electrólisis.

Fuente: Ministerio de Energía

¿Cómo lo lograrán? Confían que con la depreciación de las renovables y sus recursos extraordinarios. “En el norte de Chile se encuentra la radiación solar más alta del planeta. Se alcanzan factores de planta de 35% en plantas fotovoltaicas monofaciales de seguimiento en 1 eje”, destacan los planificadores de la Estrategia.

Respecto a la energía eólica, sostienen: “los vientos del extremo austral soplan con la misma energía en tierra que mar adentro. Turbinas eólicas de 120 metros de altura pueden alcanzar factores de planta sobre 60% en tierra, equivalente a turbinas off-shore en otros países”.

En efecto, consideran que la energía solar fotovoltaica al 2050 puede alcanzar precios cercanos a 10 dólares por MWh mientras que la eólica rondará los 20 dólares por MWh.

Fuente: Ministerio de Energía

La iniciativa además contempla la creación de una mesa público-privada para discutir la ruta a un precio al carbono y a impuestos que reflejen de mejor manera las externalidades de los combustibles, el posicionamiento diplomático de Chile en el mundo como motor de este fluido limpio, normativas específicas y de seguridad, el desarrollo social y territorial y capacitaciones de la población.

Mena resalta la actitud de la administración de Sebastián Piñera sobre esta iniciativa, que rompe con toda una tradición chilena: “es súper interesante porque son cosas muy distintas a lo que ha hecho históricamente un Gobierno de derecha”.

El ex funcionario de Bachellet explica que los gobiernos más liberales rechazaban la posición del Estado como promotor y financiador de iniciativas público-privadas. “Hay consenso político y técnico de que éste es el camino a seguir”, enfatiza a propósito de la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde.