En las licitaciones del Programa RenovAr, la Ronda 1, 1.5 y la última, que fue la 2, el Gobierno nacional adjudicó 147 proyectos de diferentes energías renovables por 4.466,5 MW.

Según el Ministerio de Energía, 9 emprendimientos ya están generando energía eléctrica mientras que otros 78 están en fase de construcción, los cuales suman más de 3.000 MW con proyecciones de inversión por 4.400 millones de dólares.

No obstante, poco menos de la mitad de los 88 emprendimientos adjudicados en la Ronda 2 -42 en total- todavía no han podido firmar sus contratos de abastecimiento de energía renovable (PPA). Y en esta coyuntura de crisis financiera, es escenario se complejiza.

En este marco Mauro Soares, ex Director Nacional de Energías Renovables de la Nación y actual Director de la consultora EOS Energía, charló con Energía Estratégica sobre este tema y cuáles son sus pronósticos.

¿Hoy hay dificultades para el cierre financiero de los proyectos?

Hay algunos más complicados que otros. Algunos por la crisis [financiera] y otros por cómo están estructurados los proyectos. Pero no es que hay una caída de los proyectos.

Si se mira las estadísticas, hay más de 70 emprendimientos que están en construcción y varios que ya han obtenido financiamiento.

Los que no se firmaron todavía de la Ronda 2 son otra historia, y es probable que no se firmen.

¿Por qué?

Porque los que cotizaron hace un año, en otro contexto, a precios muy competitivos que se ofertaron en la Ronda 2 y no han firmado sus contratos, están complicados para cerrar financiamiento a precios competitivos.

Pero no en todos los casos funciona así. Sé de algunos proyectos de la Ronda 2 que siguen negociando créditos muy buenos a largo plazo con bancos internacionales y no han sido dados de baja [pese a la crisis financiera].

¿A qué tasa?

Por lo que me comentaron, estaban en las mismas condiciones de financiamiento que tenían antes de la crisis.

¿Al 7 por ciento?

Sí, o al 8 por ciento. Es decir, hay varios proyectos que siguen negociando viejos acuerdos, lo que veo complicado es iniciar negociaciones nuevas en este contexto.

Pero se vive un clima enrarecido donde por ahí hay una sobreactuación del mercado en relación a lo que es el problema macroeconómico.

¿Por qué?

Porque el problema macroeconómico es claro: hay inflación, hay déficit pero ahora lo que pesa es un tema especulativo de confianza. La cosa venía bien con los mismos datos de hace 6 meses y ahora pareciera que Argentina es lo peor que hay. No es ni una cosa ni la otra.

¿Cree que se va a estabilizar esto?

Yo tengo la esperanza de que vaya a pasar. Se va a estabilizar y se va a llegar a generar confianza. No creo que vuelva a ser lo que era pero quiero creer que no va a seguir empeorando.

¿Y dada esta situación, cree que debieran extenderse plazos para los proyectos adjudicados de la Ronda 2?

Yo no veo ningún mecanismo claro para tener que hacerlo, porque está todo comprometido en los contratos; salvo una justificación fundada.

¿Y con respecto a la Ronda 1 y 1.5, qué tasa de mortandad podrá haber en los proyectos?

Yo sigo opinando lo mismo que al principio. Siempre tuve en la cabeza que entre un 10 o un 20 por ciento de los proyectos no se iban a hacer por distintos motivos y creo que eso es lo que va a suceder. Y esto no tiene que ver con el problema del país sino de los propios proyectos, esto sucede en el mundo.

Ronda 1 y 1.5 veo que se están cayendo más por problemas de los proyectos que  por problemas de financiamiento.

Yo estoy gratamente sorprendido de que esté en marcha todo lo que está en marcha: más de 70 emprendimientos por más de 4.000 millones de dólares de inversión que están realmente haciéndose.