El mercado de la generación distribuida en México continúa su avance aún con la incertidumbre regulatoria y jurídica que rodea al sector, principalmente por la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que espera decisión de la Suprema Corte de Justicia. 

Uno de los puntos que se debate en relación a la autogeneración es el límite bajo la normativa vigente. Actualmente el mismo está marcado hasta 500 kW para aquellas fuentes sin la necesidad de permisos de los diversos entes reguladores, aunque circula en el sector la propuesta de ampliar el tope de capacidad a 1 MW.

Rodrigo Hernández, director comercial de ENERSIS, se unió al intercambio de opiniones y remarcó que “así como empujan varias asociaciones, espero que el límite aumente, dado que será muy bueno para el sector de GD en la parte industrial”. 

En el caso de ENERSIS, empresa dedicada a la fabricación de paneles solares made in México y enfocada en brindar soluciones integrales en temas como capacitación y financiamiento bancarios, sería una gran oportunidad porque se encuentra en el Estado de Guanajuato, que posee cerca de veinticinco parques industriales.

“Estamos hablando de una de las zonas industriales más productivas del país junto con el Estado de México y Monterrey. Y aquí el uso de renovables no es una moda, sino que se empezó a poner como necesidad económica”, señaló.

Y si bien comentó que si se llega a cambiar el tope a un megavatio, hecho que “será fantástico para el negocio”, no lo tiene ocupado para no continuar vendiendo en un negocio que sostiene su desarrollo y que ya superó 1,2 GW instalados. 

“Habrá sentimientos encontrados de parte de las autoridades regulatorias, pero espero que sí puedan acceder porque sería muy bueno para seguir impulsando el uso de la energía solar fotovoltaica en la industria”. Aunque de todos modos opinó que “si no se lleva a cabo, hay negocio”. 

Con ello se refirió a que “bajó el valor de un sistema fotovoltaico en siete u ocho veces”, a comparación cuando comenzó en el sector hace once años. Y, según palabras de Hernández, “hoy en día el costo de watt instalado se aproxima a USD 1.5”. 

“Esto ha hecho económicamente viable la instalación para casas, negocios e industrias, con retornos de inversión de tres a cinco años con sistemas que duran veinticinco o treinta años”, explicó. 

Ante la factibilidad de aprobación de dicha modificación a 1 MW para este año, el director comercial de ENERSIS aclaró que “es una decisión de autoridades regulatorias”. “Sabemos que la Asociación Mexicana de Energía Solar (ASOLMEX) está empujando mucho, y desde ENERSIS confiamos en ellos”, agregó.

ASOLMEX insiste aumentar límite de la generación distribuida e incluir almacenamiento en México