Cerca de las 8 de la mañana empezó a llegar el público a la sede de la Estación Experimental Agropecuaria que el INTA tiene en la localidad de Manfredi, Córdoba, sobre la vieja ruta 9.

¿Con qué objetivo? Comprender la oportunidad de tratamiento de residuos en forma conjunta entre el sector urbano y agropecuario, mediante la producción de bioenergía y biofertilizante, disminuyendo al mínimo el impacto ambiental de los residuos generados.

Es que los productores agropecuarios y los intendentes ven con buenas perspectivas la  utilización de los residuos que producen las economías regionales para la generación de biogás y energía eléctrica.

De hecho, el centro de investigación de Manfredi avanza en la instalación de un biodigestor para el tratamiento de efluentes de 500 vacas con el objetivo de satisfacer el 100 por ciento de la energía eléctrica que consumen los laboratorios y oficinas administrativas. Así contó Marcos Bragachini, coordinador del área de Bioenergía de la Estación Experimental Agropecuaria INTA Manfredi, en contacto con Energía Estratégica.

Uno de los casos que fue centro de atracción tuvo que ver con en el mercado de productores de Malagueño, donde se instaló un biodigestor a partir del aprovechamiento de los residuos de las frutas, que abastece gran parte del consumo interno, con un mínimo de mantenimiento. Ya solucionó el problema de la acumulación de la basura.

Este proyecto significó un importante ahorro para la cooperativa, dado que de 7 camiones por semana que transportaban la basura hacia otros centros, ahora sólo requieren de uno. En pocos meses, se logró recuperar la inversión.

En la búsqueda de una ciudad sustentable, Alejandro Sosa, el presidente comunal de la “La Rancherita”, contó sobre los avances obtenidos en su pequeña localidad de 250 habitantes, en la que supo reemplazar gran parte de las luminarias públicas tradicionales por led, que son de muy bajo consumo, suministradas por un sistema fotovoltaico. En este poblado, ya trabajan para la colocación de un aerogenerador de baja potencia, que permitirá continuar en este plan de auto-abastecimiento.

Venado Tuerto, también está trabajando en esta dirección, al igual que Rafaela, donde además de tratar los residuos con gran eficacia, se está desarrollando un polo tecnológico de investigación sobre el tema.

A modo de balance del evento, Bragachini, destacó: «la verdad que es muy positivo; vinieron 30 representantes de municipios de los cuales 10 fueron intendentes; en el salón por momentos hubo más de 210 personas; la gente se fue muy interesada«.

Desafíos

Entre las conclusiones del evento, Bragachini consideró: «lo más importante es trabajar a nivel educativo en los niveles menores; los chicos tienen que aprender como desarrollar ciudades sustentables para que luego le enseñen a los padres; esto es lo que hizo Rafaela – Santa Fe -para lograr que un 80 por ciento de la población separe los residuos».

Sobre este aspecto, convoca a los sectores públicos y privados. Para ello, el INTA- Manfredi ya está organizando un próximo seminario, para el mes de octubre, en el que se continuará con el análisis de estos temas y por sobre todas las cosas.

Asociación de Biomasa

Para el próximo congreso Bragachini convoca a todas las empresas de Biogás a participar de la conformación de una nueva entidad que tenga entre sus objetivos defender los intereses del sector de la biomasa.

<
>