Las ofertas de energías renovables que se presentaron a la Licitación a Corto Plazo (LPI NO.ETESA 01-21) se recibieron como una grata sorpresa en el sector.

No sólo porque de 37 sobres, 31 correspondieron a generadoras de tecnología hidroeléctrica, eólicas y/o solares, sino también por los precios bajos logrados por el grueso de proponentes.

Mientras que el récord se quedó con la tecnología hidroeléctrica: USD 0.0584 kWh (Enel Fortuna S.A.), el precio más bajo de solar fue de USD 0.0595 kWh (Photovoltaics Investments Corp.) y en eólica el menor valor fue de USD 0.0900 kWh (UEP Penonomé II S.A.).

Es de destacar que, cuando eólica y solar combinaron su oferta con hidroeléctricas, supieron alcanzar mayor competitividad: USD 0.0720 kWh de hidro/solar (Hidroiberica S.A.); USD 0.0661 kWh de hidro/solar (Empresa Nacional de Energía S.A.); y USD 0.0649 kWh de hidro/eólica (AES Panamá S.R.L.).

Desde la Cámara Panameña de Energía Solar (CAPES) el balance sobre los precios logrados es “positivo”. No obstante, sobre la frecuencia de este tipo de procesos de licitación, su presidente, Federico Fernández, tuvo reparos. Por eso, en conversación con Energía Estratégica quiso describir los dos lados de la moneda.

“Primeramente, el hecho de que se haya diseñado una licitación que optimice la oferta de las renovables nos pareció una buena noticia”, introdujo el presidente de la CAPES.

“El que haya habido más de 30 ofertas renovables demostró que el diseño de esta licitación facilitó la presentación de propuestas”.

Entre las principales ventajas que este proceso otorgó, el referente empresario destacó la posibilidad de poder cotizar la energía a entregar por cada mes de los años comprometidos en contrato, permitiendo a las renovables lograr mayor competitividad de acuerdo a la época y estación.

Federico Fernandez, presidente de la Cámara Panameña de Energía Solar

Visto los precios conseguidos, Fernandez consideró: “Yo creo que la mayoría de las ofertas van a ser adjudicadas. Ya veremos si los resultados son tan optimistas como esta percepción previa del diseño y la buena sensación que nos quedó por la cantidad de generadoras que estuvieron cotizando”.

Por otro lado, aquel apetito inversor también reveló una situación adicional que atraviesa el mercado y es la necesidad de más contratos para generadores que hoy se encuentran en el mercado ocasional.

“El número de proponentes en esta convocatoria demuestra que hay un hambre enorme de parte de generadoras renovables para tener contratos. No han habido licitaciones de largo plazo hace mucho tiempo y en el spot no se puede estar tranquilo, por lo que dar una continuidad a las licitaciones de corto plazo hoy es fundamental”, sugirió el referente del CAPES.