Recientemente se publicó el informe “Global Market Outlook”, hecho en conjunto entre Solar Power Europe y Global Solar Council, el cual hace una revisión del mercado y las perspectivas a los próximos cinco años. 

Allí se puso en estudio el progreso de los sistemas off grid y, si bien no hubo un foco particular país por país a nivel latinoamericano, Energía Estratégica contactó a Marcelo Álvarez, co-coordinador de LATAM del Global Solar Council junto a Rodrigo Sauaia (ABSOLAR), para conocer qué oportunidades tiene Argentina en esta materia. 

“En off grid están avanzando las tecnologías, sobre todo a minirredes y con algunas aplicaciones específicas. Pero también se abren los nichos para aplicaciones como la agro-fotovoltaica, esencialmente on grid, aunque muy ocasionalmente puede ser off grid”. 

Al respecto señaló que este tipo de mercado tomará fuerzas a nivel mundial y, en particular, en el país sudamericano dado que “es usar de forma combinada la misma hectárea que antes estaba sólo para agricultura o sólo para fotovoltaico”. 

“Creo que ahí puede haber una posibilidad, por ejemplo, para la población periurbana de todas las ciudades del país. La tierra se utiliza y se le puede sacar mayor rentabilidad y aumentar el precio de la hectárea. Será un negocio mixto, de producción de energía e inmobiliario”, explicó.

También manifestó que una de las ventanas de negocio se puede dar en aquellos cultivos de mayor coste, aquellos que necesitan ciertos niveles de humedad por la noche, como así también para los cultivos que requieren protección frente a la sobreexposición al sol, entre otros, ya que bajo su mirada “ahí los paneles cumplen una doble función”. 

“Es decir, la de generar electricidad y de mejorar las condiciones de borde de la producción agrícola”, aclaró

Ante esta situación planteó la cuestión del financiamiento: “Si lo tuvieran [los productores agrícolas] podrían racionalizar sus demanda, hacerla más eficiente y limpia y exportar productos, además de orgánicos, así como también producir la energía renovable, lo que aumenta el valor del mercado internacional de esa exportación”. 

Sin embargo, abriendo el abanico al marco general a nivel país, Marcelo Álvarez apuntó que “hasta que no cambie o baje la tasa de interés y las condiciones de financiamiento, es difícil que avance el sector solar”. 

“Creo que tendrá un avance más modesto en generación distribuida y se terminarán de construir algunos proyectos están en proceso de construcción ahora, pero no se van a iniciar nuevas construcciones”.

“Argentina estará en riesgo  de alcanzar el objetivo del 20% al 2025 – planteado en la Ley Nacional N° 27.191 – si siguen las cosas como hasta ahora, porque los récords que se están alcanzando son con condiciones muy especiales o singulares”, agregó. 

Por otro lado señaló que la posibilidad de reemplazar el modelo de la subasta por otro instrumento “que se ajuste más en términos de planificación e ideología a lo que CAMMESA quieren que suceda”. 

Y puso como ejemplo a los sistemas PMGD de Chile, que son Pequeños Medios de Generación Distribuido cuya potencia máxima es de 9 MW: “Este tipo de política en Argentina se generaría que se puedan instalar muchos parques de esa índole, similar a lo que fue la ronda 3 del programa RenovAr / Mini Ren».