En el marco de la Vista Pública de la Comisión de Proyectos Estratégicos y Energía Asunto RS 270, el senador Javier Aponte Dalmau, presidente de dicha Comisión, cuestionó las medidas que irían en contra de nuevas inversiones solares y eólicas en la isla, pidió mayor claridad en sus decisiones a los ejecutivos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y fue contundente al señalar los “grises” en el debate por la RSA. 

“Parece incompatible la política pública de la Ley 17 versus lo que busca el acuerdo plasmado en el último RSA”, expuso el senador Aponte Dalmau. 

Y consideró que inicialmente “desalienta la inversión a nivel comercial e industrial del desarrollo de proyectos de energías renovables”. 

A aquella Vista realizada en el Salón iguel A García el día jueves 3 de marzo, asistieron el director ejecutivo de la AEE, Ing. Josué Colón Ortiz, y el presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, Fernado Gil Enseñat

Durante su deposición, ambos referentes de la AEE sostuvieron que la AEE no sólo no favorecería la implementación de un impuesto al Sol que desaliente inversiones de autogeneración renovable en Puerto Rico, sino que por el contrario estaría trabajando en pos de resolver barreras que hoy impiden el desenvolvimiento del sector de modo tal que se acelere la incorporación de energías renovables en distintos segmentos del mercado. 

No obstante, aclararon que la AEE sigue inmersa en un proceso de quiebra y que la infraestructura de generación y transmisión se deberá ajustar y modificar para que esa inyección de energía renovable pueda ser posible. 

En tal sentido,  Ing. Josué Colón Ortiz, aclaró que enfrentan grandes retos técnicos y económicos frente a la variabilidad de fuentes como eólica y solar:

“En el rato que hemos estado aquí, lo que está produciendo energía renovable ahora son cerca de 179 MW frente a los 253 MW que hay instalados”, repasó.

Y como respuesta señaló: “hay que hacer una inversión de capitales extraordinaria en la red de transmisión y distribución y los elementos que la componen para poder admitir esa cantidad de energías renovables. Igualmente, las unidades generatrices se tienen que modificar para que puedan ser compatibles con esa intermitencia y puedan responder antes de variaciones de la producción de energía”. 

Por su parte senador Rafael Bernabé, del partido Movimiento Victoria Ciudadana, durante la breve pero importante intervención que tuvo en aquella Vista, alertó que de no resolver la deuda de la AEE y acelerar la incorporación de renovables, no se alcanzarán las metas fijadas por Ley: 

“Tenemos unos objetivos fijados por ley para el 2025 que no se van a cumplir”.  

“Me parece un escándalo que en el 2019 nosotros hayamos establecido unas pautas por ley, que hoy se nos diga que eso no se va a cumplir y que nosotros no hagamos nada al respecto (…) La peor reacción sería que vayamos a cambiar la meta, porque eso sería tolerar el incumplimiento”, continuó. 

Y de allí, propuso: “hay que discutir qué fue lo que no se hizo y porqué no se hizo porque repito si no remediamos eso, vamos a llegar al 2030 y vamos a seguir diciendo que no se hizo lo que había que hacer”. 

En respuesta, el director ejecutivo de la AEE, Ing. Josué Colón Ortiz, depuso:

«No podemos asegurar que al 2025 vayamos o no a tener el 40% de la producción de energía renovable en operación comercial que haya reemplazado generación fósil».  

“Pero sí puedo decir que vamos a continuar todos los esfuerzos que tenemos con el Negociado de Energía para tratar de alcanzar esas metas del 40% al 2025. En esa dirección estamos, por eso empujamos que los proyectos que se acaban de aprobar pasen por el crisol del operador privado Luma, a la brevedad posible y que tengamos el cuadro completo de lo que implica el costo del kW; y así, podamos llevarlo ante el Negociado y la Junta de Supervisión Fiscal para su aprobación final y posterior firma de contratos”. 

Al respecto, es preciso recordar que en el pasado mes de febrero, el Negociado de Energía de Puerto Rico aprobó mediante Resolución y Orden la construcción de dieciocho (18) proyectos para el almacenamiento y generación de energía fotovoltaica en el archipiélago de Puerto Rico por un total de 844.8 MW.

Ahora bien, los mismos -que resultaron “ganadores” del primer tramo de Solicitudes de Propuestas (RFP, por sus siglas en inglés), aún no firmarán contrato hasta que reciban la aprobación final, tal como lo indicó el director ejecutivo de la AEE.