Luego de informar que iniciará los estudios para la búsqueda de aguas termales, el municipio presentó un nuevo proyecto para el distrito: la realización de una medición de frecuencia e intensidad del viento que servirá para estudiar la factibilidad de producir energía eólica.

El proceso de recopilación de datos, que debe efectuarse a lo largo de un año, se llevará a cabo a través de la instalación de una torre de 45 metros de altura que contiene los llamados anemómetros, un aparato meteorológico que se usa para la predicción del clima y, específicamente, para medir justamente la velocidad del viento. Es, de hecho, uno de los instrumentos de vuelo básico de algunas aeronaves.

Una vez obtenida esa base de datos, se estudiará la factibilidad para obtener este tipo de energía de contaminación cero. Según palabras del Director de Medio ambiente municipal, Gonzalo Vázquez, “de ser factible se beneficiará directamente al vecino tanto en el plano económico como en el ecológico y social, ya que en el mundo se investiga y se busca energías alternativas limpias y Villa Gesell quiere picar en punta en la región” expresó el funcionario.

Argentina es un país privilegiado por las características de sus vientos para la generación eoloeléctrica. En un 70 por ciento de su territorio continental dispone regularmente de vientos de características adecuadas, no sólo en la Patagonia.

Son vientos cuya energía deberá poder aprovecharse in situ, para evitar las pérdidas debidas a la distancia que media hasta los lugares de grandes demandas de energía eléctrica. En la costa atlántica de la Provincia de Buenos Aires, hay vientos similares a las de las costas del mar Báltico o inclusive de muchos lugares del Mar del Norte.