El pasado 6 de julio se llevó a cabo el Congreso MAIZAR 2016, en donde participaron las figuras más destacadas del sector del maíz y el sorgo, entre ellos industriales, comerciantes y científicos. Además asistieron funcionarios de la talla de Miguel Lifschitz, gobernador de la provincia de Santa Fe, y Mariano Lechardoy, subsecretario de Bio Industria del Ministerio de Agroindustria de la Nación.

En la ponencia titulada ‘Futuro de las bioenergías’, Martín Fraguío, director ejecutivo de MAIZAR, se encargó de exponer las ventajas del aprovechamiento del biogás como recurso energético. Asimismo, destacó la posibilidad de que las autoridades comiencen a pensar en el biogás como una alternativa viable frente a la crisis gasífera que está viviendo el país protagonizada por la necesidad de importación a altos precios, la falta de suministro y el aumento de tarifas.

A saber, a través de un proceso de purificación que eleve la cantidad de gas metano en el biogás (transformándolo en biometano) se puede obtener el mismo poder calorífico que el gas natural, pudiéndolo aprovechar tanto en las redes de gasoducto como en las centrales de Ciclo Combinado.

Siguiendo con la idea, el ingeniero resaltó los amplios recursos con los que cuenta la Argentina para la generación de biogás, tanto a partir de la siembra de cultivo energético como de residuos agropecuarios y agroindustriales. Además hizo hincapié sobre la reducción de emanaciones de impacto ambiental que genera la utilización del gas ecológico y hasta expuso que hoy en día es más conveniente su aprovechamiento desde la competitividad de costos.

En diálogo con energiaestrategica.com, Fraguío cuenta que durante el evento mantuvo diálogos con el subsecretario de Bio Industria Lechardoy, quien se mostró interesado sobre la alternativa de generar biogás para suplir la demanda de gas natural.

El director ejecutivo de MAIZAR confía que no es la primera vez que dialoga con funcionarios del Ministerio de Agroindustria de la Nación, ya que en otras oportunidades mantuvo contacto por este tema con el propio jefe de la cartera Néstor Roulet. A propósito de ello, adelanta: “Entre esta semana y la próxima estaremos manteniendo una nueva reunión con Néstor (Roulet)”.

Las ventajas coyunturales del biogás

Lo que notamos es que el problema que hay en la Argentina es de fuentes de energías primarias, donde no se da a abasto porque existe una matriz mal diseñada”, advierte Fraguío.

El ingeniero declara que es necesario “cambiar el punto de vista” sobre el biogás: “Tenemos que dejar de verlo de una manera simple, como mera manera de eliminar residuos, o su otro extremo: producir energía eléctrica; sino tener una visión más moderada, pensar que es gas aprovechable”.

En ese sentido, Fraguío sostiene que el biogás (biometano) gana competitividad frente al gas natural y el GLP (gas de garrafa). En los siguientes cuadros hace la comparativa:

nota 4

nota 4

nota 4

Por otra parte, el especialista compara que económicamente es más conveniente desarrollar biodigestores para generar biogás en distintos territorios del país, desembolsando “inversiones moderadas”, a intentar explotar un megaproyecto petrolífero como es Vaca Muerta. Cuenta que inclusive a partir de la COP 21 se formaron fondos verdes (Fondos de Clima) “donde una de las actividades prioritarias para brindar créditos es el tema del biogás”.

Hoy contamos con industria local para construir miles de biodigestores en el territorio argentino, aprovechando residuos agropecuarios o agroindustriales y cultivos energéticos, generando rápidamente puestos de empleo y mitigando las emanaciones de impacto ambiental, cuestión hoy en boga en el mundo frente al cambio climático en donde Argentina se comprometió a participar activamente”, subraya Fraguío.

En ese sentido, el especialista explica que “el biogás es la única actividad humana que baja las emisiones del inventario de 4 formas diferentes, a diferencia de la eólica o la solar que únicamente la bajan sustituyendo la energía fósil”. Enumera:

  • Disminuir las emisiones por el consumo de combustibles fósiles a partir de la sustitución con un combustible renovable.
  • Disminuir las emisiones por el consumo de energía en la fabricación de fertilizantes químicos en base a nitrógeno, fósforo, potasio, azufre y otros elementos clave para la producción agrícola.
  • Retirar del ambiente residuos orgánicos emisores de metano, óxido nitroso o CO2 y transformar estos gases en energía, fertilizantes o productos de alto valor.
  • Disminuir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de la agricultura por el uso de fertilizantes orgánicos en lugar de químicos