En diálogo con energiaestrategica.com, Amilcar Amaya, secretario de Políticas Energéticas de la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza, sindicato que nuclea la mayor parte de los empleados vinculados a la distribución, transporte y generación de energía eléctrica del país, celebra la creación de puestos de empleo que generará el Programa RenovAr en el sector.

Según el subsecretario de Energías Renovables del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, Sebastián Kind, la Ronda 1 de este plan de gobierno podría generar cerca de 8 mil puestos de empleo. Aunque vale aclarar que muchos de ellos estarán ligado a la construcción de las obras.

En total, esa primera licitación adjudicó 29 proyectos por un total de 1.142 MW. Este viernes se recibirán ofertas por la Ronda 1.5, donde se subastarán otros 600 MW de energías renovables.

Según cuenta Amaya, a medida que se vaya expandiendo el rubro laboral dentro de las energías renovables se podría comenzar a establecer convenios colectivos de trabajo específicos, sobre todo dentro de las distintas tecnologías: eólica, solar, biomasa, biogás e hidroeléctrica. En total la Federación está conformada por 41 Sindicatos de Luz y Fuerza que participan interrelacionalmente en la actividad federativa.

Una realidad muy distinta es la que vislumbra la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas Electromecánicas y Luminotecnicas (CADIEEL) durante los próximos meses.

Lea también: «Funcionarios y académicos trabajan para la conformación de carreras de energías renovables»

Es que el Gobierno nacional anunció el lunes que para fines de marzo del año próximo se eliminarán los aranceles de importación -hoy en 35 por ciento- para computadoras, netbooks y tablets. «Los precios van a bajar un 50% y va a haber mejor calidad y cantidad de equipos», dijo el secretario de Comercio, Miguel Braun.

Al respecto, Jorge Luis Cavanna, titular de CADIEEL, consideró que esta medida suma otra «mala señal» para las pequeñas y medianas industrias argentinas y alertó que se ponen en riesgo más de «cinco mil puestos de la cadena de valor del sector porque muchas líneas de producción van a desaparecer».

Asimismo, el dirigente industrial desmintió una rebaja en el precio al público del 50 por ciento y sostuvo que podrán bajar «a lo sumo un 20 por ciento» porque existen «costos financieros, impositivos, de logística y comercialización que no se modificarán».

Cavanna ejemplificó que, en la cadena de comercialización argentina, el promedio de utilidad por cada computadora es de un «50 por ciento» y lo contrastó con Chile donde ese promedio «cae a la mitad». También señaló que «traer un contenedor desde China cuesta menos que despachar un camión a Salta» por lo que pidió que «oficialismo y oposición» comiencen a trabajar en esos temas con «visión de futuro» para dar previsibilidad y «alentar las inversiones que generarán empleo».

Lea también: «Luz y Fuerza va por un nuevo convenio colectivo de trabajo»

«En agosto estuvimos reunidos con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, las empresas afectadas y la Unión Obrera Metalúrgica y allí se acordó que nos citarían a una mesa de trabajo para desarrollar en forma conjunta propuestas que incrementen la competitividad sectorial para conseguir bajas en los precios de venta que permitan que la gente tenga un mejor acceso a la tecnología sin poner en riesgo fábricas ni empleos. Tardaron 90 días en recibirnos, les llevamos una propuesta y a las 48 horas nos enteramos por los diarios de esta rebaja», relató Cavanna quien se mostró sorprendido por esta actitud que contrastó con el «buen clima de diálogo de las autoridades».