7 de febrero 2017

Luis Rotaeche y su columna de opinión: el recambio energético que se viene

Según reconocidos especialistas argentinos y del exterior, al final de este siglo, en 85 años, las energías renovables dominarán la matriz energética. Tiempos que son contestados por el empresario y profesor de Princeton, Tony Seba, quien explica de forma plausible que, en sólo 15 años y sin ninguna intervención mayor del Estado, toda la energía […]


Según reconocidos especialistas argentinos y del exterior, al final de este siglo, en 85 años, las energías renovables dominarán la matriz energética. Tiempos que son contestados por el empresario y profesor de Princeton, Tony Seba, quien explica de forma plausible que, en sólo 15 años y sin ninguna intervención mayor del Estado, toda la energía que consumiría la humanidad sería renovable («Clean disruption of energy and transportation», 2014).

La trascendencia para nuestro país y para el mundo de esa diferencia de tiempos es monumental ya que, por acción o inacción, le estamos dando forma hoy al sistema económico, y sobre todo energético, que utilizaremos en los próximos 10, 30 o 50 años. Y de ser cierta la tesis de Seba, quedarán obsoletos para el año 2030 el petróleo, la energía atómica para electricidad, los grandes sistemas de transmisión eléctrica y los vehículos tradicionales, que serían entonces eléctricos, autónomos y compartidos.

Este nuevo sistema, junto a los avances tecnológicos necesarios, proveerían energía abundante y barata que alimentaría un crecimiento económico extraordinario del país, sobre todo en un territorio tan extenso y poco habitado como el nuestro, sería un impulso imprescindible para la protección del medio ambiente y abastecería de energía de calidad a toda la población, por aislada o pobre que sea su condición.

Lea también: «Luis Rotaeche: sobre ley de renovables: “haber malogrado ya varias iniciativas nos obliga a ser mucho más cautelosos para evitar otro fracaso”»

Los cambios previstos por Seba consistirían en:

1) un nuevo modelo de negocio, donde todo sería eléctrico, pasando de un sistema centralizado a uno distribuido y o domiciliario;

2) un gran desarrollo de la energía solar y de la eólica que, junto con las baterías o acumuladores, mejorarían su rendimiento y bajarían fuertemente sus costos;

3) una mejora formidable en la eficiencia del transporte con vehículos eléctricos, compuestos de pocas piezas, autónomos y compartidos, que podrían reducir el parque actual de automóviles y así darle otros usos a la cantidad de estacionamiento que hoy se derrocha en las ciudades; y

4) un progreso notable en las tecnologías de la energía y el transporte, con grandes sinergias entre sí y un aumento exponencial de sus mercados, lo que hará posible la obtención de todos los inventos necesarios para tal disrupción, como por ejemplo de sensores, software, inteligencia artificial, robótica, comunicaciones, «big data» y otros.

Lea también: «Declaran de interés ambiental libro de energías renovables de Luis Rotaeche»

Parecería que esta idea tan revolucionaria y trascendente merecería ser analizada con mucho detenimiento, con gran sentido crítico y confrontada con sus principales detractores, pero jamás ignorada. Considerando además que algunas veces los expertos se han equivocado sobre su campo de conocimiento, como fue la empresa Kodak que tenía casi el monopolio mundial del film fotográfico pero no supo ver que precisamente la fotografía digital sería su ruina. Algo parecido le sucedió en los Estados Unidos durante los años 70 a las empresas aéreas y de comunicaciones, ya que pocas superaron los cambios tecnológicos y regulatorios que acaecerían entonces.

Tenemos todo para ganar estudiando, debatiendo y discutiendo estas ideas, con un objetivo de mínima de aprender mucho del futuro que, se reitera, estamos construyendo todos los días.

5 Comentarios

  1. Federico

    1) un nuevo modelo de negocio, donde todo sería eléctrico, pasando de un sistema centralizado a uno distribuido y o domiciliario:

    No se de que manera van a convencer a las concesionarias (por 99 años) de modificar el esquema de negocio.

    2) un gran desarrollo de la energía solar y de la eólica que, junto con las baterías o acumuladores, mejorarían su rendimiento y bajarían fuertemente sus costos;

    Hace mas de cien años que hay distribución de energía eléctrica, las instalaciones están mas que amortizadas y las tarifas no bajan….

    3) una mejora formidable en la eficiencia del transporte con vehículos eléctricos, compuestos de pocas piezas, autónomos y compartidos, que podrían reducir el parque actual de automóviles y así darle otros usos a la cantidad de estacionamiento que hoy se derrocha en las ciudades…

    No hay políticas serias de mejora del transporte publico ni aca ni en ninguna parte…

    4) un progreso notable en las tecnologías de la energía y el transporte, con grandes sinergias entre sí y un aumento exponencial de sus mercados, lo que hará posible la obtención de todos los inventos necesarios para tal disrupción, como por ejemplo de sensores, software, inteligencia artificial, robótica, comunicaciones, “big data” y otros.

    Todo fenómeno… Pero que a los 1.300 millones de pobres QUE NO TIENEN ACCESO al servicio eléctrico no se les de por consumir…. ni desarrollar sus recursos naturales. Para ellos espejos cóncavos para cocinar y alguna otra cosilla… Nada de portaaviones nucleares ni 4×4….

    La matriz sigue siendo la misma: el petróleo y el acero seguiran mandando…

    Responder
  2. Mario Pierantonelli

    Efectivamente esa es la tendencia, tal vez en un plazo algo mayor y en un menor porcentaje, por los obstáculos que presenta el establishment energético y automotriz.
    Los costos cada vez menores de las instalaciones fotovoltaicas y solares térmicas , los mayores rendimientos, las baterías actuales y por venir, y los nuevos artefactos más eficientes hacen posible que todo aquel que tenga un techo soleado disponible en su casa pueda ser energéticamente autosustentable. Mucho mejor si es en un esquema de generación distribuida con redes inteligentes donde se integre además la energía eólica e hidráulica.
    Si a esto le sumamos un medio de locomoción eléctrico asociado a paneles fotovoltaicos extra en la misma vivienda, podemos también tener asegurado el transporte urbano para esa familia o individuo. Un auto eléctrico compacto consume unos 100 Wh/Km en recorrido urbano, lo que nos permitiría recorrer unos 40 Km con solo 1 Kwp de paneles con el sol disponible en la mayor parte del territorio argentino, con los nuevos miniautos para dos personas los consumos son del orden de la mitad y la autonomía se duplica, mucho más con motos o bicicletas eléctricas.
    Este tipo de proyecciones es lo que provoca el pánico de automotrices, petroleras, generadoras y distribuidoras eléctricas imbricadas en sus capitales accionarios y que hacen lo posible para ralentizar el avance de estas tecnologías.
    Es imprescindible que el tema se instale en las universidades, gobierno, ONGs, etc; para asegurar opiniones técnicas e imparciales y determinar el virtuosismo (casi seguro) o no de este nuevo paradigma energético y de las implicancias en lo que respecta a profundos cambios económicos, sociales y laborales.

    Responder
  3. Jorge Ignacio Andreotti

    Luis Rotaeche: difícil la tarea suya, de predecir el futuro, pero es constructivo intentarlo. Y es difícil porque se toman medidas irracionales a cada rato. Por otro lado, está lleno de gente que se esfuerza en todas partes por revivir el pasado. Piense sino, si incentivar los hidrocarburos no convencionales no es un intento a sangre y fuego por volver al pasado. O insistir por crear un hermanito artificial del petróleo, como son los biocombustibles, que con su baja TRE y contribuyendo a hacer subir el precio de los alimentos, intentan crear un monstruo que se parezca cuanto sea posible a él, para que nada cambie. Encima, para seguir intentando cosas difíciles y contra natura, están en la cola, esperando los hidratos de metano, en el fondo del mar. Leo su exposición idealista y me reconforta que todavía haya gente que piensa de manera limpia y sin considerar los obstáculos que necesariamente impondrán los que intentarán de mil formas oponerse. No obstante, todas las grandes cosas que se han logrado en este mundo comenzaron por soñar con ellas. De modo, que lo invito a seguir soñando porque, en el fondo, todos soñamos con cosas buenas, aunque no tengamos el coraje de decirlo.

    Responder
  4. Luis M. Rotaeche

    Excelentes comentarios que reconfortan a un soñador, como bien dice Jorge Ignacio. Quisiera reiterar que tal disrupción sería «sin ninguna intervención mayor del Estado». Sin embargo los intereses creados pueden frenar estos cambios. Gracias

    Responder
  5. roque pedace

    Desgraciadamente para el mundo la tesis de Seba tal como la expone en conferencias y libros ha tenido resultados negativos en muchos casos al desacreditar la prospectiva tecnologica y la planificacion energetica de largo plazo que se requiere para enfrentar el cambio climatico, entre otros problemas.
    Subyace un determinismo tecnologico que no se puede fundamentar en analogos historicos como el de la sustitucion del caballo por el automovil en solo 13 años en Nueva York, o el de Kodak o las lineas aereas.
    La reaccion ante Seba es a menudo de adhesion emotiva (prepararse porque «se viene») o de descalificacion por la falta de rigor analitico y el empaquetamiento simil venta por TV.
    La peor consecuencia es la primera ya que induce a suponer que los cambios sociales y economicos sobrevendran de cualquier modo por el imperativo tecnologico, independientemente de las politicas adoptadas en la transicion .La historia de las tecnologias y sistemas energeticos muestra lo contrario .
    Mas importante aun, lo que debe hacerse en las proximas dos decadas es tanto que apostar a la autonomia del cambio es el equivalente politico a esperar el alineamiento de los planetas.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com