Alfredo Caprile, Team Leader de Low Carbon Business Action LATAM, dialogó en exclusiva con Energía Estratégica y comentó los planes que están llevando a cabo para la región. 

“El proyecto está activo en cuatro países: Argentina, Brasil, Chile y Colombia. Y a la vez, la Unión Europea tiene otros dos en México y Canadá. La idea es ayudar a compañías latinoamericanas que quieran bajar su huella de carbono y emisiones de gases efecto invernadero, o trabajar en temas relacionados con la economía circular y ponerlos en contacto con PyMES europeas”, explicó. 

Esto quiere decir que se busca promover la descarbonización de las empresas de estos cuatro países de LATAM e incentivar exportaciones de PyMES tecnológicas europeas, con la obligación de generar un acuerdo entre ambas partes. 

Una de esas bases o sectores donde se enfocan a nivel nacional, y donde Caprile ve un “gran potencial”, es en las bioenergías. Y es preciso recordar que el país ya cuenta con 266 MW instalados de esta tecnología a gran escala, en tanto que diversas empresas cada vez ven una oportunidad mayor en dicha fuente renovable. 

En tanto que otro de los sectores donde está puesta la mirada es aquel de los fabricantes de maquinaria agrícola. “Tienen mucha demanda y la idea es acercarles tecnología para que sus máquinas sean más competitivas y tengan más tecnología. Y también tenemos la intención de trabajar con el sector automotriz, pero lo dejamos para el año que viene”, reconoció. 

El especialista aclaró que mayormente se concentran en empresas exportadoras que tengan la capacidad de generar dólares, ya que hoy en día “el gran determinante es el acceso a financiamiento”, y que trabajan con proyectos que tengan como piso una exportación de valor del componente europeo de 200.000 euros. 

“A nivel de los cuatro países tenemos un compromiso de generar alrededor de 180 transacciones. E inicialmente se hablaba de un promedio de 1.000.000 de euros de esa transacción. Y si bien el programa termina en septiembre del 2023, en septiembre del 2022 o fines de ese año debería ser la fecha límite para empezar con las asistencias técnicas”, agregó el Team Líder de LCBA LATAM. 

¿Cómo es el proceso? Si hay interés por parte de la compañía europea y la latinoamericana y se desea avanzar, se genera un documento llamado business opportunity. Posteriormente, se realiza un segundo archivo que refleja cuál es la demanda y oferta de las empresas y cuáles serían los beneficios ambientales de esa transacción. 

Una vez que la Unión Europea lo aprueba, se dispara una asistencia técnica, la cual consiste en varios días de consultoría en el tema que las empresas consideren necesario. Y según mencionó el especialista, entre ambas partes deben pactar los términos de referencia y el consultor puede ser nombrado por las empresas o dispuesto por LCBA. 

“Luego habrá todo un trabajo para cerrar esas operaciones. Y el interés nuestro es seguir acompañando para que se cierre la operación”, sostuvo Alfredo Caprile. 

Incluso, aquellas compañías interesadas se pueden contactar con el especialista a través de su correo electrónico ([email protected]) o ingresando a la propia web de Low Carbon Business Action LATAM.

“Tarde o temprano se generarán trabas arancelarias, impuestos, o algo similar, y a aquel que quiera exportar un producto a Europa y no pueda demostrar la trazabilidad de ese producto, de que fue manufacturado o producido bajo normas ambientales verdes, seguramente le pondrán una traba. Es por eso que este proyecto ofrece resolver el tema en forma gratuita, porque no tiene costo”, concluyó el Team Leader.