7 de octubre 2014

Eficiencia energética: los secretos de las etiquetas “A” y una propuesta como política de Estado

Salvador Gil, analista del sector energético y director de la Carrera de Ingeniería en energía de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), experto que cursó estudios en destacadas casas académicas del exterior, propone una serie de medidas para lograr eficiencia en la utilización de la energía para uso doméstico. Si bien reconoce el estímulo del […]


Salvador Gil, analista del sector energético y director de la Carrera de Ingeniería en energía de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), experto que cursó estudios en destacadas casas académicas del exterior, propone una serie de medidas para lograr eficiencia en la utilización de la energía para uso doméstico.

Si bien reconoce el estímulo del Poder Ejecutivo Nacional, a través del Plan Ahora Eficiencia 12, analiza que “quizás sea un momento adecuado para que las 12 cuotas para la compra de artefactos que usan energía se concentren en aquellos de mayor eficiencia en su género, es decir los que ya tienen etiqueta A”.

Si fuese posible, Gil plantea que sería deseable explorar un impulso adicional a la adquisición de estos equipos que se producen en el país, por ejemplo, disminuyendo su aporte al IVA o aun dando algunas cuotas adicionales para su adquisición.

De este modo no solo estaríamos promoviendo una reactivación del consumo, sino que al mismo tiempo estaríamos aliviando el costo de las importaciones de energía. Algo similar podría hacerse desde el Estado, requiriendo que todas las compras que se hagan con fondos públicos, se restrinjan a los equipos de mayor eficiencia”, sostiene Salvador Gil.

El especialista asegura que los consumos de energía para calefacción y refrigeración en viviendas y edificios pueden disminuirse en más del 50 por ciento con diseños adecuados y buena aislación térmica, usando productos disponibles en el mercado y las normas de aislación térmica existentes.

Puso algunos ejemplos: una heladera actual utiliza un tercio de la energía que en 1973. En promedio tiene 20 por ciento más de capacidad de almacenamiento y cuesta la mitad de los antiguos equipos, cuando se corrige por inflación. Las lámparas de bajo consumo utilizan entre un cuarto a un quinto de las tradicionales a filamento.

El mayor costo inicial de los productos más eficientes, se compensa con ahorros en la factura de energía durante su vida útil”, destacó.Además, agrega que al usar menos combustibles para hacer las mismas actividades, se disminuye el costo de las facturas de los usuarios y en consecuencia se reduce la necesidad de ampliar la infraestructura eléctrica.

“Solo a modo de ejemplo, en el sector residencial, comercial y oficial, un recambio de equipos de calentamiento de agua, por los más eficientes, es decir los categoría A en etiquetado energético, combinado con sistemas economizadores de agua, aireadores y limitadores de flujo, que son de muy bajo costo (entre 10 a 20 U$S por vivienda), podría generar ahorros de consumo de entre 7 y 10 millones de m3/día, equivalente a una fracción importante de las importaciones de gas actuales y a unos 2 mil millones de U$S al año en gas natural licuado (GNL)”, grafica.

Si se realizara un recambio total de equipos, a unos 400 dólares por artefacto, el costo anual sería de unos 400 millones de dólares al año, por lo que se lograría un ahorro neto de 1,6 mil millones de dólares al año al final del programa de recambio, a la par que se promovería un importante desarrollo de la industria nacional.

El Uso Racional y Eficiente de la Energía (UREE) es el fruto más bajo y más cercano a nuestras manos y quizás el menos explotado, de los recursos energéticos actuales”, analiza Gil.

2 Comentarios

  1. Ing. José Ignacio González

    El titulo me hizo pensar que la idea era penalizar realmente a quienes más consumen. No comparto el criterio de penalizar, porque hemos llegado a esta situación, por no reflejar los verdaderos costos de la energía.

    En los últimos años se han construido edificios que no tienen gas, aún en ciudades que tienen gas. Todo es eléctrico, porque se ha difundido la creencia, sin ninguna base científica, de que los paneles eléctricos consumen mucho menos electricidad que las estufas eléctricas, y porque además la electricidad está muy por debajo de sus costos reales.

    No es cierto que los paneles consuman menos energía eléctrica que las estufas eléctricas. Ambos tienen un rendimiento del 100% en la conversión.

    Es cierto que gastan menos. En general son de 400 W y las estufas son de 1000 W o más. Pero en la misma medida calientan menos.

    Pero esta medida que proponen es MUY INTERESANTE porque tiene incentivos positivos. Lo que cambiaría es promover planes de más cuotas, que en definitiva hagan la cuota más barata, para los equipos de mayor eficiencia. Y propagandizaría el menor consumo de energía, que pronto nos va a empezar a importar.

    Y es cierto, y particularmente en el caso de las heladeras, que la mayor eficiencia puede llegar a producir un ENORME cambio en el consumo. En verano hay heladeras que no llegan nunca al punto de corte, porque no logran enfriar lo suficiente. Y entonces funcionan todo el tiempo. Contra otras que con la potencia y la aislación adecuada, funciona un 50% del tiempo. Cualquiera sea el método de promoción de equipos de más eficiencia, siempre serán un aporte MUY beneficioso para el ahorro de energía.

    Igualmente se puede decir para equipos de Aire Acondicionado. Un equipo de mucha eficiencia bombea más de 4 veces la energía que se les suministra. Uno de baja eficiencia apenas supera las 2 veces. El consumo eléctrico en los más eficientes puede ser la mitad que en los menos eficientes, para lograr el mismo servicio.
    Saludos

    Responder
  2. José María Sastre

    Basta con que copien sistemas de apoyo y de subvenciones económicas como las que en España dan periodicamente el estado y las administraciones regionales para la compra de electrodomésticos y automóviles eficientes (con la retirada de los equipos antiguos), y para la mejora energética de las edificaciones.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com