Uruguay es uno de los países que mejor supo incorporar las energías renovables a su matriz energética nacional. Sin embargo, los costos de generación no presentan las bajas de precios asociadas a este tipo de tecnologías y actualmente el país tiene los precios más altos de la región ¿a qué se adjudican los altos valores?

Uruguay viene cumpliendo oportunamente su objetivo de lograr una participación mayoritaria de generación eléctrica renovable en su matriz energética. Esto fue previsto en las metas de corto plazo de su política al 2030, que establece para el 2015 alcanzar un 50% de fuentes renovables abasteciendo la red nacional. A la fecha, los últimos informes oficiales establecen que en 2016-2017 se superó el 59% de renovables (consultar informe BEN).

Pero el panorama alentador no se vería reflejado este 2018 en el costo de la generación eléctrica, que es de los más altos de la región y está en suba. Según “SEG ingeniería”, consultora uruguaya de reducción de costos energéticos, los aumentos se deberían a que este 2018 es un año que presenta bajas precipitaciones y sequías que redujeron la participación de la generación hidroeléctrica. Esto habría tenido que ser compensado por un mayor uso de centrales térmicas que queman combustibles fósiles. (ver informe de SEG)

Un aumento en la participación de centrales térmicas generarían sobrecostos a la empresa estatal de energía eléctrica UTE (retroacrónimo de Administración Nacional de Usinas y Transmisiones Eléctricas), quien se habría beneficiando de la situación opuesta en los años previos. 

“…mientras la generación térmica en el primer trimestre de 2018 fue del 5,4% del total, en 2017 había sido de 1,8%, y en 2016 3,6%. Esta situación implica mayores costos de generación, lo cual puede notarse en el marcado incremento que muestra el precio spot del mercado eléctrico de Uruguay”.

Sin embargo, el debate por los aumentos va más allá de los sobrecostos que pueden generar la participación de las centrales térmicas. Ya que, de reducirse el aporte de estas el precio del megavatio/hora de energía, Uruguay continuaría entre los más altos de la región. A la fecha, el precio del MWh de energía residencial en Uruguay alcanzó los US$ 302 y US$ 140 los industriales de media tensión. 

En respuesta a Energía Estratégica, el Managing Director de Invertax y VestinBank, Juan Ignacio Cabrera delegó también responsabilidad al Gobierno nacional sobre los precios altos en Uruguay.  

¿Cuán significativa considera que fue la generación renovable en el país sobre la variación del precio de la energía?

En Uruguay actualmente hay una gran dicotomía entre el costo de generación de la energía eléctrica y el precio de venta de la misma que tiene que pagar el consumidor, que es el más alto de la región.

El país es pionero en la introducción de fuentes renovables de generación. Es un caso de éxito internacional en lo que refiere a la incorporación de renovables a su matriz energética. Esto le ha permitido al país reducir mucho los costos de generación y lograr independencia energética, al punto de que se ha vuelto un país exportador de energía cuando tradicionalmente siempre fue importador.

Desde su análisis ¿qué es lo que lleva al precio de la energía en Uruguay a ser de los más altos de la región?

La incorporación de capital privado en la generación de energía, logró reducir considerablemente los costos de generación, pero el Gobierno se ha rehusado a trasladar ese beneficio a los consumidores de la energía, por el contrario, el precio de la energía va en aumento.

Recordemos que en Uruguay, la generación de energía es una actividad libre, tanto los privados como el Estado puede generar. Sin embargo, la distribución es un monopolio en cabeza de la empresa estatal UTE.

En los últimos años el Gobierno ha utilizado a la energía que provee UTE como un impuesto más, como una central recaudadora de fondos a través del precio de la energía. 

Teniendo en cuenta la capacidad instalada de energía renovable ¿los precios deberían ser más bajos?

En Uruguay lamentablemente todos los beneficios que tiene la generación de renovables no se ha visto trasladado al consumidor final.

A quienes preguntan cómo Uruguay tiene un precio tan alto de energía siendo pionero en renovables, la respuesta es simple: No es culpa de las renovables, sino que la energía en Uruguay se utiliza como una generación de recursos para el Estado.