El mercado colombiano de energías renovables es sin dudas uno de los más atractivos de la región. No sólo por la potencialidad de recursos eólicos y solares, sino por su estabilidad.

A través de las subastas de cargo por Confiabilidad y la de largo plazo de energías renovables, el Ministerio de Minas y Energía adjudicó 14 proyectos por más de 2.200 MW. Entre ellos, cerca de 500 MW son de energía solar fotovoltaica, y los 1.700 MW restantes corresponden a eólicos que se ubicarán en La Guajira.

La región, si bien cuenta con un factor de capacidad eólica que supera el 50% (entre las mejores del mundo), tiene importantes desafíos a sortear. Desde acuerdos ambientales con las comunidades y adaptaciones viales y portuarias para transportar equipos de gran envergadura, hasta obras de infraestructura eléctrica a que permitan despachar la energía.

En ese marco es que Ventus, empresa EPCista y gerenciadora de proyectos, se alió con Saceem, compañía constructora de grandes obras de infraestructura, para trabajar en el mercado de Colombia, especialmente en La Guajira.

Durante el evento Colombia Wind Power, organizado por la GWEC y SER Colombia, Energía Estratégica habló con referentes de ambas compañías sobre este acuerdo y las aspiraciones que genera.

Por un lado, Oscar FerreñoVíctor Tamayo, Director de Relaciones Institucionales & Regulación y Country Manager de Ventus Colombia, respectivamente, por otro, Adrian Donnangelo, Director Comercial de Saceem.

¿Cómo surgió la alianza estratégica?

Oscar: -El objetivo más importante fue aumentar nuestra capacidad dentro del mercado colombiano, donde operamos localmente hace 3 años. En ese marco surgió la unión.

Saceem es una empresa reconocida en Uruguay desde hace muchísimos años. Ya nos conocíamos en Uruguay, pero nunca habíamos trabajado juntos.

Víctor: -Sí, además el potencial eólico en Colombia es muy grande. Hay empresas de construcción muy importantes en el país, pero que no tienen la experiencia en construcción de parques eólicos como sí la tiene Saceem. Y ese fue uno de los elementos que observamos para dar un paso a otro nivel.

Ventus está siendo exitosa en proyectos de EPC en energía solar fotovoltaica. Estamos haciendo en este momento 50 MWp en cuatro proyectos. Y, pensando en los eólicos, creemos que esta unión nos va a permitir complementarnos bien.

Así nace la necesidad de juntarnos, teniendo en cuenta nuestras potencialidades, sobre todo considerando dos aspectos muy importantes.

Uno, por el trabajo en obra civil y en proyectos EPC no sólo en la parte eólica sino en obra civil y construcción de infraestructura eléctrica que tiene Saceem.

La otra, toda la experiencia que tiene Ventus en todo lo que es la administración, la dirección y las lecciones aprendidas en el pasado con los más de 40 proyectos de energías renovables construidos.

Oscar: -Ventus tiene muy buena experiencia en construcción de parques eólicos y solares, pero en el orden de los 10 megavatios. Y tiene mucha experiencia en gerenciamiento de proyectos grandes: más de 1.500 megavatios operativos entre Argentina y Uruguay.

Más allá de la gran experiencia de Ventus construyendo este tipo de parques, el mercado en Colombia presenta la necesidad de proyectos como los que hay en La Guajira de 200 o más megavatios. Y de ahí la importancia de esta alianza con Saceem.

Adrian: -Forma parte de un plan estratégico que tiene la empresa. Saceem en la última década adquirió una escala que le permite desempeñarse en el mercado internacional. Es una empresa generalista con 69 años en el mercado. Nació como una filial de un grupo francés y luego fue sufriendo distintas transformaciones.

Entre las primeras obras que construyó Saceem se encuentra una central termoeléctrica importante en Uruguay. De a poco nos fuimos diversificando y hoy por hoy también hacemos obras viales. Hemos ejecutado más de 100 puentes en Uruguay, tenemos intervenciones en casi todos los puertos de ese país. También hicimos la obra del estadio de un equipo de fútbol.

Ese estadio fue una obra muy emblemática. Buscamos diferentes lugares para poder ubicarla, armamos el plan de negocios asociándonos con una empresa de estructuración financiera para armar este programa y, en función de ello, logramos concretar el proyecto. Eso nos abrió la puerta para trabajar en otros países como en Perú, dónde se estaba organizando la sede de los Juegos Panamericanos.

El Grupo Saceem hoy factura unos 230 millones de dólares anuales. Tenemos una sucursal en Paraguay donde estamos ejecutando diferentes obras. En Perú tenemos una actividad bastante más consolidada. Y ahora vemos grandes alternativas en Colombia con el desarrollo eólico, asociándonos con Ventus. Fue un trato que lo cerramos en la primera charla.

¿Qué similitudes y qué diferencias encuentran entre el mercado colombiano y el uruguayo, teniendo en cuenta tanto oportunidades como desafíos?

Adrian: -En cuanto a similitudes, obras son obras en todas partes del mundo. A donde vamos, nuestros ingenieros performan perfectamente. Cuando hay espíritu de equipo, espíritu de colaboración, las obras las sacás adelante, superás los obstáculos.

En cuanto a los desafíos, nos encontramos con la interrogante de cómo hacer funcionar una obra con las particularidades sociales, regionales, cómo es el trato con los líderes de las comunidades, entre otras cosas.

Algo que ha sucedido mucho en Uruguay, y que puede suceder en Colombia, es que hay muchas empresas que llegan al país creyendo que se pueden aplicar mismos procedimientos en todos lados y terminan fracasando.

Víctor: -Sí… En Colombia ha sucedido lo mismo. Muchas compañías internacionales llegan al país, subcontratan empresas que creen que van a hacer todo el trabajo y terminan con un fracaso rotundo.

Acá también entra el complemento de Ventus. Como compañía que hace 3 años está radicada en Colombia, ya tenemos vasto conocimiento en la zona de la Guajira. Sabemos cuáles son las dificultades y esto sirve como complemento para aquello que necesitamos como grupo de trabajo.

Oscar: -La diferencia grande que yo encuentro entre desarrollos eólicos en Uruguay, al igual que en Argentina, respecto a Colombia, en particular con La Guajira, son los temas prediales.

Es decir, en Uruguay en general los parques eólicos están en zonas ganaderas. El dueño del parque coloca los aerogeneradores en lugares que arrendó por 30 años, como establece la ley uruguaya de arrendamiento rural. Eso en La Guajira no existe. Hay una indemnización original en el momento que se hace.

En Uruguay, el dueño del lugar donde se colocan los aerogeneradores pasa a ser socio del parque. Te van a ir a buscar para que hagas un parque eólico en su predio. Pero en Colombia no. Quizás en este momento se está pensando en hacer algo parecido, pero todavía faltan algunas cosas.

Víctor: -Exacto. Se puede decir que eso que pasa en Uruguay sí está pasando en Colombia pero no en La Guajira, que es el territorio más atractivo para montar parques eólicos.

Lo que sucede allí es que no hay propiedad de la tierra: pertenece a tribus originarias pero no hay propietarios identificados de la propiedad, por eso el tema de las convocatorias y los acuerdos con las comunidades son tan importantes para poder utilizar el predio.

Adrian: -Otra similitud tiene que ver con las evaluaciones que hacen las entidades financieras a la hora de otorgar un crédito para los proyectos.

La posibilidad de que nosotros tengamos vasta experiencia en Uruguay y en otros países permite que la relación con los bancos sea otra. En eso tenemos un valor agregado importante para ayudar a la construcción de los proyectos en Colombia.

¿Qué objetivo se está proponiendo para el mercado colombiano?

Víctor: -Estos momentos estamos construyendo 50 MWp solares y estamos detrás de otros tres proyectos en el entorno de los 100 megavatios. En eólico, la idea es poder ser una alternativa de construcción de estos grandes proyectos que fueron adjudicados a través de la subasta.

Oscar: -En una primera etapa tenemos como objetivo colaborar con, al menos,  200 megavatios. Estamos seguros de que en Colombia se van a desarrollar muchísimos MW.

Adrian: -Queremos ser cautos. Conocemos los desafíos que nos presentarán los primeros proyectos y sabemos vamos a tener que atravesar todo un proceso de consolidación.

Un tema importante tiene que ver con la adecuación de puertos. Recién ustedes comentaban que Saceem tiene experiencia en esta materia. ¿Se proyectan en la colaboración de adaptación de puertos de La Guajira?

Adrian:  – Como Saceem, venimos con una mente amplia, evaluando proyectos estatales, proyectos de transmisión, licitaciones de líneas y subestaciones. Una empresa como la nuestra, tan generalista, no se va a enfocar a un solo mercado. Por lo que tenemos pensado también colaborar con los puertos.

Opinión: Ventus, una empresa de energías renovables que apunta a la diversificación de mercados y productos en Latinoamérica