GWEC, junto con los signatarios que representan a todas las principales empresas y asociaciones de la industria eólica del mundo, ha publicado una declaración en la que se destaca el papel de la energía eólica en la recuperación económica mundial después de la crisis de COVID-19 y se exponen las principales medidas políticas que deben ponerse en marcha para lograr una recuperación económica sostenible.

La energía eólica es un elemento clave para la recuperación económica del impacto de COVID-19, que permitirá a los gobiernos renovar la infraestructura crítica para un futuro sostenible.

La industria eólica ayudará a crear puestos de trabajo, energía limpia y asequible y la seguridad energética necesaria para una recuperación económica sostenible.

En la declaración, en la que se hace un llamamiento a los gobiernos, los órganos intergubernamentales y las instituciones de préstamo mundiales, se sugieren medidas clave que pueden adoptar los encargados de formular políticas para que la inversión en energía eólica ocupe un lugar central en sus planes de recuperación económica y crecimiento con tres temas generales: la inversión para un futuro sostenible y resistente, un entorno propicio para la energía no contaminante y el empoderamiento de las personas para impulsar la transición energética.

Ben Backwell, director general de GWEC, expresó: «La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto social y económico sin precedentes en todo el mundo, y la forma en que nos recuperemos de la crisis depende de las medidas que todos tomemos en los próximos meses. Tenemos la oportunidad de ‘reconstruir mejor’, ayudar a iniciar una recuperación económica sostenible y construir la infraestructura energética del futuro».

El ejecutivo agregó que «los jóvenes en particular correrán con los gastos financieros, sociales, sanitarios y ambientales de los planes de estímulo que se están diseñando actualmente, y cargarán con la deuda asociada a este gasto, por lo que debemos asegurarnos de que puedan beneficiarse de las decisiones de hoy».

Al mismo tiempo, plantea los gobiernos deben establecer un principio de «no daño» para el gasto de estímulo económico y asegurar que éste se destine a revivir las industrias de combustibles fósiles que deben ser eliminadas gradualmente para lograr la transición energética y evitar la amenaza de un cambio climático peligroso e irreversible».

Morten Dyrholm, presidente de GWEC y vicepresidente del Grupo SVP, Marketing, Comunicaciones y Asuntos Públicos de Vestas, comentó: «El sector eólico es una de las industrias más prometedoras del mundo. Por lo tanto, las políticas y los marcos de inversión que hagan avanzar esta industria son fundamentales para impulsar el crecimiento a medida que nuestras economías se recuperan».

Siguiendo la idea señaló que «nuestra industria no sólo puede apoyar millones de empleos y miles de millones de inversiones, sino que los inmensos beneficios que la energía eólica puede aportar a la sociedad en su conjunto, como energía asequible, aire más limpio e infraestructura resistente, hacen que el rendimiento de las inversiones en el sector eólico sea una opción lógica para los países que buscan una recuperación ecológica después de la pandemia».

A su turno, Giles Dickson, Director General de WindEurope, mencionó que «el impacto a largo plazo de COVID-19 depende de las medidas políticas que adoptemos ahora. En Europa el Green Deal ofrece la ruta hacia la recuperación económica. Empleos, crecimiento y sostenibilidad: una visión clara que todos los países deben perseguir».

Por eso entiende que «los gobiernos deben alinear sus paquetes de recuperación con los objetivos climáticos e invertir en el potencial de creación de empleo de la energía eólica terrestre y marítima. Sus economías se recuperarán con más fuerza y resistencia».

La declaración ha sido firmada por las principales empresas del sector eólico, entre ellas Vestas, Siemens Gamesa, Iberdrola, Mingyang Smart Energy, MHI Vestas, Acciona, Nordex, ReNew Power, EDPR, ZF, Orsted, Goldwind, Envision, así como por asociaciones de energía eólica y renovable como WindEurope, American Wind Energy Association (AWEA), Chinese Wind Energy Association (CWEA), Asociación Brasileña de Energía Eólica (ABEEolica), Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), RES4Africa, Asociación Sudafricana de Energía Eólica (SAWEA), Asociación Japonesa de Energía Eólica (JWPA), Asociación Rusa de la Industria de la Energía Eólica (RAWI), Instituto Japonés de Energía Renovable (REI), SER Colombia, Asociación Mongola de Energía Eólica (MONWEA) y la Asociación Turca de Energía Eólica (TUREB/TWEA).

La declaración completa se puede encontrar aquí. Versiones de la declaración también están disponibles en chino, francés y español.

Ver declaración en español