La semana pasada, la Secretaría de Estado de la Energía de la Provincia de Santa Fe, a través de la Subsecretaría de Energías Renovables, organizó una jornada de intercambio con funcionarios del Ministerio de Energía de Chile, en el marco de una estrategia de consolidación y ampliación de los ejes de cooperación internacional con el vecino país.

Allí, Camila Vásquez Páez, Jefa de la Unidad de Gestión de Información de la División de Energías Renovables del Ministerio de Energía chileno, explicó que actualmente la matriz energética de su plaza es dependiente de combustibles fósiles, tal como sucede en la Argentina, pero que desde hace algunos años están trabajando para revertir la situación en un plan a largo plazo.

Para ello, el país trasandino apunta a darle cumplimiento a su Ley 20.698, aprobada en 2013, que tiene como objetivo el 2025 y apunta a que su matriz eléctrica se conforme por un 20 por ciento de energías renovables no convencionales.

En esa misma línea y ya con perspectivas a mayor plazo, desde el Ministerio de Energía, comandado por Andrés Rebolledo, han asumido nuevos objetivos: que al 2035 la matriz energética contemple un 60 por ciento de energías limpias (incluyendo represas hidroeléctricas de más de 20 MW) y al 2050 esa cifra ascienda al 70 por ciento, y que de ese total más de un 30 por ciento esté constituida por energías renovables no convencionales –eólica, solar, bioenergías, geotérmica, mareomotriz-.

Lea también: «Chile: la próxima subasta de suministro eléctrico licitará 2 gigavatios de potencia»

En 2009, sólo el 2,7 por ciento de la matriz energética chilena provenía de fuentes de energías renovables (considerando sólo represas hidroeléctricas menores de 20 MW) pero hoy ese porcentaje fue elevado al 15 por ciento.

Con números en la mano, Vásquez Páez aseguró en la Ciudad de Rosario que actualmente Chile cuenta con 176 proyectos mini-hidroeléctricos de pasada por más de 3 GW; otros 9 emprendimientos hidroeléctricos pero de envergadura, por 3.4 GW; 36 centrales eólicas por 1.420 MW; y 60 parques solares por 1.827 MW.

Además, recordó que en agosto del año pasado la administración de Michelle Bachelet adjudicó 12.430 GWh/año a un precio promedio record de US$ 47,6 por MWh, que representa una baja del 40% respecto de la licitación de 2015 y de 65% en comparación con 2013. El resultado de la subasta permitirá rebajar un 20 % las cuentas de luz a partir de 2021, señalan fuentes oficiales.

Asimismo, Chile está en vías de una nueva licitación que podrá tener lugar en diciembre y donde se podrán en juego unos 2.000 GW/h más.

Los pilares centrales de esta transformación energética en el vecino país son las energías eólica –con posibilidades de desarrollo de más de 36 GW, según cálculos oficiales- y solar –con oportunidad de explotar 830 GW, según cálculos oficiales-; en virtud de ello, las autoridades deben sortear una cuestión central: la intermitencia de estas tecnologías.

En diálogo con Energía Estratégica, Vásquez Páez aclaró que desde el Ministerio de Energía ya están pensando en ello: “hace varios años hemos hecho estudios de análisis sobre cómo se incorpora la energía variable tanto eólica como solar en nuestra matriz energética».

Por un lado, la funcionaria explicó que Chile ya cuenta con potencia firme para hacer frente a estas renovables –como la hidroeléctrica y las termoeléctricas- pero que están analizando otras variantes como la energía geotérmica. Según proyecciones, podrían desarrollarse 500 MW de esta tecnología. Hasta el momento Chile cuenta con un proyecto de 28 MW.

Lea también: «Mercado saturado en Chile: este año se presentaron menos proyectos de energías renovables»

Otro recurso que está en vista de desarrollo por las autoridades chilenas es la energía solar concentrada. En estos momentos está en vías de desarrollo un proyecto de 100 MW, que “permite almacenamiento para las horas necesarias para la energía solar”, justificó Vásquez Páez. Según proyecciones de la División de Energías Renovables, podrían desarrollarse más de 500 GW de esta tecnología.

Además, según la Jefa de la Unidad de Gestión de Información chilena, están experimentando el montaje de un emprendimiento hibrido solar-mareomotriz y analizan la implementación de baterías en grandes emprendimientos, dado el bajo en el costo de los acumuladores.

Un aspecto que destaca Vásquez Páez es el desarrollo de ‘Exploradores de Energía’ en 5 recursos: solar, eólico, mareomotriz, bioenergético y DAANC (control de aguas). Con estos ‘mapas’, desarrolladores de proyectos pueden identificar potenciales factores de planta.

Próximas licitaciones

Andrés Romero, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE) de Chile, adelantó entre 2018 y 2020 se celebrarán nuevas licitaciones. La de 2018 entregará contratos para 1,6 gigavatios hora y seleccionará proyectos que sean operativos a partir de enero de 2024, mientras que las de 2019 y 2020 entregarán respectivamente contratos de 8,8 gigavatios hora y 4,1 gigavatios hora.