Actualmente en la Argentina se corta un 10% de biodiesel con gasoil. El mercado interno hoy demanda 1,2 millones de toneladas de este biocombustible pero la capacidad de la industria es de 4,4 millones de toneladas.

Es en este marco que la Provincia de Santa Fe, donde se produce el 80% del biocombustible del país, decidió encarar un proyecto para elevar el corte en el gasoil.

“Esto surge de la situación crítica que se viene dando con las exportaciones de biodiesel. La visión que tenemos desde Santa Fe es que se tiene que agrandar el mercado interno de consumo de biodiesel”, cuenta a Energía Estratégica, Verónica Geese, secretaria de Energía de la Provincia.

Durante 7 meses, las autoridades se reunieron con los diferentes actores del sector y, sobre todo con la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) –que aglutina a las empresas exportadoras del producto- y con la Cámara Argentina de Empresas Regionales Elaboradoras de Biocombustible (CEPREB) –que abastecen el mercado interno-, para avanzar en una propuesta.

Lea también: «Confirmado: el Gobierno elevó al 15% las retenciones a la exportación de biodiesel»

Como resultado, el próximo martes 19 a las 13 horas, en Ciudad de Buenos Aires, se realizará un acto en donde se celebrará un convenio marco dando detalles de esta iniciativa (para más detalles ver al final de la nota).

Según adelantó Geese, funcionarán 400 colectivos urbanos de las empresas Semtur y Mixta de la ciudad de Rosario, la mayoría de ellos con un 25 por ciento de biodiesel (B25) y algunos con B100 (100% de biocombustible).

“Nos hemos encontrado con barreras de falta de consenso técnico en qué tipo de porcentajes de biodiesel podían soportar los motores que hay hoy en la Argentina. A partir de que empezamos a reunirnos con los diferentes sectores, con la Cepreb y Carbio, planificamos descartar cualquier tipo de mito sobre las limitaciones técnicas con pruebas piloto y la mejor formad de demostrar que algo puede funcionar es haciéndolo funcionar”, expresa Geese.

La secretaria de Energía indica que la prueba piloto comenzará a funcionar a mediados de julio y lo hará por el plazo de 6 meses. La auditoría del proceso será llevada a cabo por la Provincia de Santa Fe y, además, por la Consultora ALG, del reconocido ingeniero Alberto Garibaldi. No descartan incluir un tercer actor que también certifique los resultados que se obtendrán.

La mecánica para adquirir el biocombustible de las empresas productoras, se hará mediante una importante empresa internacional del sector petrolero que ya opera en la Argentina, que proveerá el combustible ya cortado con gasoil. Este es un paso estratégico que da la Provincia, ya que involucra al sector petrolero en esta iniciativa.

“Somos una provincia básicamente ‘biopetrolera’ y queremos que el biocombustible sea aprovechado con la magnitud que se merece, teniendo en cuenta todos los beneficios que esta industria produce”, destaca Geese.