Los desafíos que tiene Navarra para consolidarse como polo renovable

Desde las empresas advierten algunas problemáticas que obstaculizan proyectos renovables en la comunidad autónoma. Además, brindan posibles soluciones, que también potenciarán las tecnologías en la región.

Acciona Energía, desarrolladora de proyectos renovables, tiene activos que superan los 11 GW instalados en el mundo. El país donde mayor presencia tiene es España con 6 GW.

Navarra es uno de los pilares de la compañía en el país, donde el 50% del consumo eléctrico es generado por los activos de la empresa. 

A su vez, esta comunidad es la tercera de mayor cuota de potencia eólica instalada en toda España, solo por detrás de Aragón y Castilla y León. 

“Hay 3.124 MW de energía eléctrica (instalada en Navarra), de los cuales 1.305 son eólicos, más de un 40% del total”, precisó Isabel Jiménez, Técnico Promoción Nacional de Acciona Energía, en un evento organizado por la cámara de comercio de la ciudad autónoma.

La directiva destacó que los planes del  del Gobierno local por mayor integración de renovables está alineado con los planes de la Comisión Europea con vistas al 2050, donde se propone la neutralidad climática en esa fecha.

En esta línea, también comentó que se van a promover tecnologías del almacenamiento que puedan apoyar a las energías renovables, a través de distintas tecnologías como  hidrógeno verde, bombeo reversible o biomasa.

Sin embargo, enumeró una serie de problemas que retrasan proyectos en Navarra, poniendo en primer lugar una oposición por parte de la sociedad. “No en todas partes, pero sí en algunos puntos concretos, y están perjudicando bastante el desarrollo de emprendimientos”, advirtió la directiva.

Otro punto que recalcó fue la disponibilidad para evacuar nuevos proyectos, resaltando que hay tres nudos disponibles hoy en día, las subestaciones “Muruarte”, “La Serna” y “Tudela”.

En este sentido, subrayó la necesidad que se genera de que los proyectos se encuentren cercanos a los puntos de acceso y conexión, para evitar al máximo largos trazados de líneas eléctricas.

“También hay dificultad para encontrar emplazamientos cercanos a esos nudos. Es muy complicado encontrar en Navarra una zona que pueda ser viable, y sin restricciones ambientales, urbanísticas y agrícolas”, enfatizó la ejecutiva.

Además, hizo mención de los trámites de autorización que se encuentran: “A veces nos ocurre que empezamos tramitando un proyecto con una tecnología, y resulta que para cuando lo tenemos autorizado, ya está obsoleta. O si no ya existen otras muy mejoradas”, se pronunció Jiménez.

Como contraparte, describió soluciones y formas con la que podrían mejorarse algunos de estos conflictos.

Por ejemplo, aconsejó que para mitigar esa oposición social que se genera en algunos ayuntamientos, es importante hacer partícipes a la comunidad de los proyectos. 

“Dar información clara con jornadas abiertas para compartir con los vecinos la iniciativa”, explicó la directiva de Acciona Energía.

Así también, apuntó hacía el despliegue del autoconsumo: “Necesitamos un modelo centralizado y también distribuido. ¿Por qué no exportar energía eléctrica? Al igual que cuando exportamos productos agroalimentarios, podemos hacerlo con energía”, expresó Isabel Jiménez.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *