La licitación Ronda 2 del Programa RenovAr se desarrolló a lo largo del segundo semestre del 2017 y obtuvo resultados muy exitosos en términos de mercado.

Se adjudicaron 88 proyectos de energías renovables, por 2.043 MW, a un precio promedio de 51,48 dólares por MWh. Emprendimientos como el parque eólico Energética I se llevó todas las miradas haciendo una oferta de apenas 37,3 dólares por MWh.

Sin embargo, desde abril de este año, el desarrollo de los proyectos seleccionados comenzó a dificultarse, producto de la crisis financiera que aún acarrea la Argentina. El riesgo país supera los 800 puntos básicos.

Para Juan Srodek, director de KRB Group, esta dificultad de acceso al crédito impacta no sólo por el nivel de tasas sino también de plazos.

El especialista observa que actualmente es difícil acceder a un crédito superior a 10 años, plazo razonable para el repago de este tipo de emprendimientos. De lograrlo, la tasa del crédito es alta, teniendo como piso de referencia al bono soberano, que ronda el 10,5 por ciento anual en dólares y supo estar en 6,5 por ciento cuando comenzó el Programa RenovAr, con la Ronda 1.

“En términos de mercado es muy dificil encontrar créditos por debajo del 10,5 por ciento; sí, del 12 o 13 por ciento, que es carísimo y hace que estos proyectos pasen a ser menos atractivos que la compra de bonos, que es más segura porque no tenés que construir, operar y facturar, y se obtiene la misma ganancia”, razona Srodek.

Lea también: «Señales concretas del Gobierno a los empresarios de las energías renovables: crónica de una importante reunión que marcó el rumbo para 2019»

Para el director de KRB Group, los primeros meses del 2019 serán “cruciales” en la definición por la estabilidad financiera argentina, y se muestra optimista: “creo que tendremos un 2019 con una economía muy parada pero con una economía que mejorará lentamente”.

Sin desconocer este cuadro, el Gobierno está evaluado extender los plazos de entrada en operación comercial (COD) comprometida de los proyectos adjudicados en la Ronda 2; y para Srodek se trata de una “medida oportuna”.

“La función de la Secretaría de Energía y de la Subsecretaría de Energías Renovables no es ejecutar y cobrar garantías, sino posibilitar que los proyectos de energía del país puedan desarrollarse por el bien de todos, porque se necesitan estas las fuentes de energía barata y limpia”, argumenta.

Cabe destacar que esta crisis no ha sido gratis para el sector, ya que cuatro emprendimientos de esta licitación están en proceso de rescisión por no haber firmado sus respectivos contratos PPA en el tiempo indicado por la Secretaría de Energía.

Se trata del parque solar Saujil II, por 20 MW, de la compañía 360 Energy, los proyectos de biomasa Kuera Santo Tome (12,9 MW) y Generacion Virasoro (3 MW), de las empresas Norcon S.R.L y Forestadora Tapebicuá S.A., respectivamente, y el emprendimiento de biogás Villa Del Rosario, de 1 MW, de la firma Crops Investments S.A.