Cuatro centros de debate estarán presentes en esta mesa de conversación que incluye a empresarios, funcionarios y organizaciones no gubernamentales, todas enfocadas en reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Las acciones que se priorizarán en esta instancia son las siguientes:

  1. El mapeo de riesgo de infraestructura energética
  2.  Propuesta de planes de adaptación en empresas
  3. Promover el uso de sistemas de precio interno al carbono
  4. Elaborar una guía para evaluar riesgo climático en el SEI

Así informaron ayer desde el Ministerio de Energía que dirige Susana Jiménez, a través del subsecretario de Energía, Ricardo Irarrázabal.

«Estamos trabajando gracias a esta colaboración público-privada en pro de alcanzar un desarrollo energético bajo en emisiones y resiliente, de modo de contribuir al diseño de una política pública en este ámbito”, señaló la autoridad.

Y apuntó a los privados como parte central de este proceso: “sabemos que hay algunas empresas que ya están mirando la adaptación entre sus prioridades, incluyéndola en sus estrategias de negocio, aunque reconocemos que esto es un proceso incipiente, que requerirá de acuerdos y de una transición”.

En ese contexto, el jefe de la División Ambiental y Cambio Climático, Cristóbal de la Maza, agregó que el proceso de adaptación es importante para el Ministerio de Energía en cuanto Chile es vulnerable a las amenazas del cambio climático y a sus efectos, en la medida que perjudican -en mayor o menor grado- a todo el sistema energético, desde el suministro hasta la demanda final.

“Es necesario reducir la vulnerabilidad, de manera que el país pueda estar en condiciones de contar con un sistema energético robusto y resiliente que gestione los riesgos y anticipe los efectos. Basados en la urgencia de abordar esta problemática trabajamos en la elaboración de un Plan de Adaptación”, planteó De La Maza.

Al finalizar, Ricardo Irarrázabal resaltó que “estamos convencidos de estar caminando en la senda correcta, más ahora que somos anfitriones de la COP 25. Esta es una gran oportunidad para estar a la vanguardia y darle un sello energético”.