Los precios de la energía solar han sido un pilar en la industria fotovoltaica en el último año, cayendo más rápido de lo que muchos observadores esperaban y provocando serias dudas sobre hasta dónde pueden llegar a caer los precios. La Agencia Internacional de la Energía Renovable (IRENA) cree que tiene la respuesta a esa pregunta: un 60% en una década.

En un nuevo informe, IRENA pronostica que las instalaciones anuales crecerán entre 80 y 90 GW el próximo año, manteniendo esa tasa de crecimiento durante cinco o seis años, dijo el director general de IRENA, Adnan Z. Amin. Estas cifras superan la perspectiva más conservadora ofrecida por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) , que pronostica un aumento anual más comedido de 73 GW el próximo año.

Según Amin, un total de 90 GW no es exagerado ni está muy lejos. “China sola puede hacer 50 GW al año”, dijo. “En la próxima década, el coste de la energía solar a gran escala podría caer en un 60% o más“.

Los principales proyectos de apoyo al espectacular crecimiento de la energía solar en China son los de India y EEUU, mientras que la región ASEAN logrará su objetivo de generar el 23% de su energía a partir de fuentes renovables para 2025, dijo Amin, a pesar de que la participación actual de la energía solar en el mix energético de la región es ‘insignificante’.

Lea también: «Irena: son 67 los países que lanzan licitaciones para desarrollar energías renovables»

La clave para una mayor adopción de esta tecnología será la disminución continua de los costes. La cifra del 60% de IRENA se calcula sobre las mejoras esperadas en la tecnología solar, en particular las películas delgadas que impulsarán el sector BIPV. Actualmente, tales aplicaciones flexibles son prohibitivamente costosas.

Una nueva caída del 60-70% en el coste de las baterías también ofrecerá un impulso oportuno desde ahora hasta el 2027, destacó Amin.

Sobre el tema del presidente Trump y el caso de la Sección 201, Amin señaló que rara vez es una buena idea proteger una industria con tarifas punitivas. “A largo plazo, querrás reducir el coste de la energía, no tener precios altos”, dijo Amin.

Si Estados Unidos introdujera aranceles contra las importaciones de energía solar, la posterior subida de precios podría limitar su desarrollo y poner al país contra la tendencia evidente en el resto del mundo; a saber, una carrera hacia costes aún más bajos. A principios de este mes, el precio más bajo del mundo se registró en Arabia Saudita, donde la firma francesa EDF lideró un consorcio que ganó una licitación para desarrollar un proyecto solar a gran escala por tan solo 17,8 dólares / MWh .

Fuente: Periódico de la Energía.