En el marco del Foro Oil & Gas: “Oportunidades del sector energético en la 4T”, la secretaria de Energía de los Estados Unidos Mexicanos, Rocío Nahle, compartió los ejes de la política energética a implementarse en el país en los próximos años.

En referencia a las subastas de energía eléctrica a largo plazo señaló que la suspensión de la cuarta edición se debió a la necesidad de evaluación y consultas previas que al no terminar por justificar su conveniencia, devino en la cancelación.

Ademas agregó que no existía un grado de avance oportuno en las obras de los 56 proyectos adjudicados en las primeras tres rondas convocadas por el Gobierno anterior.

En detalle, indicó que a la fecha registra un 62% de avance en la infraestructura correspondiente a los proyectos de la primer subasta a largo plazo, un 9% de la segunda ronda y 0% de la tercera.

Por lo que concluyó que no retomarán convocatorias a nuevas subastas hasta tanto los proyectos ya adjudicados no inicien operaciones.

“Para qué hacer una cuarta subasta si no han terminado las tres subastas anteriores de instalarse, si no hemos terminado de hacer las consultas y darle certeza a los inversionistas de que van a invertir en un lugar donde no van a tener problemas”, comentó Rocío Nahle.

Ya lo había adelantado en la México Wind Power, donde se dejó entrever que podría realizarse una nueva subasta recién por 2021, año en el que las centrales renovables de anteriores procesos estén finalizadas.

La novedad en el evento de Oil & Gas de esta semana fue que puntualizó que aquello que más requiere la actual administración es construir de una manera “equilibrada” y su crítica expresa a las ediciones anteriores fue que “en la subasta no se establecía el sitio, el lugar”.

¿Una nueva subasta contemplará cierta potencia en determinadas Regiones o Estados mexicanos?

“Muchos se fueron a Oaxaca y a Yucatán; a ninguno se le ocurrió decir ‘me voy a Durango donde tengo mayor capacidad de energía solar’. Ahora, tenemos en Oaxaca una sobreproducción de electricidad que hay que sacar de ahí y no tenemos suficientes líneas de transmisión”, advirtió Nahle.

En referencia a los lugares donde no hay líneas de transmisión disponibles, o estas se encuentran saturadas, la funcionaria adelantó que está evaluando alternativas de inversión junto a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“De acuerdo a la Ley, sólo la CFE puede invertir o hacer líneas de transmisión. Estamos hablando con la CFE para encontrar la sinergia en coinversión u otras maneras para abrir líneas en zonas donde tenemos demanda excesiva”.

En este escenario, de acuerdo a lo que alerta la secretaria de Energía, la CFE se topa con la urgencia de detener sus centrales de generación firme para asegurar prioridad de despacho a las energías limpias.

De allí es que la CFE buscará en estos años venideros no sólo la repotenciación de sus 60 hidroeléctricas sino también su revalidación como energías renovables junto a la nuclear.

“La CFE no puede emitir certificados a través de la energía más limpia que hay, que es la nuclear, ni de las hidroeléctricas. Pero ya hoy en el PRODESEN, que entregamos el día 31 de mayo, ya podrán”, expresó Nahle.

Ver PRODESEN  2019-2033