Esta semana, la justicia dio el primer revés al acuerdo impulsado por el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) que frenó desde fines de abril el ingreso de la operación comercial de nuevas centrales solares y eólicas al mercado eléctrico.

Luego de conocer esta respuesta de la justicia, Cenace emitirá instrucciones para permitir que 23 proyectos retomen sus actividades preoperativas.

Ayer, López Obrador, hizo declaraciones públicas sobre el tema: “Nosotros vamos a ser respetuosos de la legalidad como lo hemos demostrado. El Poder Judicial es un poder autónomo e independiente y vamos a respetar las decisiones de los jueces».

Por otro lado, aseguró que «no estamos en contra de la generación de energías limpias, al contrario, cada vez vamos a impulsar más las energías alternativas; pero sí estamos en contra de la corrupción, del saqueo y del influyentismo que prevaleció durante todo el periodo neoliberal en la industria eléctrica, que le dio preferencia a las plantas del sector privado, sobre todo extranjeros”.

“Vamos a defender nuestro criterio en los tribunales porque tenemos el derecho de hacerlo. Ya los servidores públicos de la Comisión Federal de Electricidad, de la Secretaría de Energía tienen instrucciones para defender nuestra decisión de que no haya privilegios para las empresas», agregó.

Y apuntó que «no es posible que estemos pasando por un mal momento económico todos y que ellos quieran seguir medrando como si nada pasara. La corrupción no se debe de permitir en ningún momento y menos ahora”.