“Argentina tiene un enorme potencial de vientos y sol que hay que aprovechar: me parece bien”, dijo López Anadón, titular del Instituto Argentino del Petróleo y Gas (IAPG).

Pero advirtió que hoy los proyectos “requieren subsidios para poder funcionar y les pusieron una serie de prebendas, como la baja de impuestos, los PPA (Power Purchase Agreement”, modelos de contrato en los que los beneficiarios se comprometen a pagar una tasa determinada por los kilovatios/hora entregados al sistema por la central de energía renovable.

Lea también: «Columna de Opinión: En 35 años se termina la era del petróleo»

Además, puso de relieve el hecho de que “no está la infraestructura” para la transmisión de la energía eléctrica que se podría generar. “No veo a las energías renovables desplazando al gas y petróleo”, puntualizó López Anadón.

Fuente: Río Negro.