La Secretaría de Energía de la Nación aún no ha publicado la actualización correspondiente del mes de octubre sobre precios de biodiesel y derechos de exportación.

Para profundizar en el tema, Energía Estratégica tomó contacto con Francisco Jáuregui, director ejecutivo de la Cámara de Empresas Pyme Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (CEPREB).  “La problemática radica en la evaluación de la evolución de lo concerniente al proceso de costos del biodiesel”, explica.

En el pasado mes de septiembre, último detalle elevado por las autoridades, se mostró una baja en el precio del biodiesel, lo que perjudicó al sector que se encarga de abastecer el mercado interno para satisfacer el corte del 10 por ciento reglamentario, debido a que los costos de industria no sólo se mantienen, sino que algunos suben por el proceso inflacionario.

El principal costo que ha aumentado es el laboral –destacó-, tenemos que hablar de por lo menos un 35 por ciento de aumento”. Además, el empresario sostuvo que los principales gastos que afrontan están dolarizados. “En la medida que el dólar esté estable, los costos estarán estables, pero si llega a haber devaluación vamos a estar en un serio problema”, observó.

Vale destacar que el precio del diésel verde está sujeto al precio del aceite de soja, principal componente con el que se elabora. Al respecto, Jauregui contó que están llevando a cabo tratativas con las autoridades para “hacerles entender que si bien el precio de soja ha bajado, otros costos han subido; es importante que la evaluación de los costos sea global y no que dependa únicamente al aumento o descenso del aceite de soja”, remarcó.

El ejecutivo plantea que el proceso de diálogo “es fluido” pero se trata de una marcha lenta, sobre todo por las sobrecargadas agendas de los funcionarios. Contó que ya hicieron presentes sus peticiones solicitando que el aumento de costo sea evaluado.

Sobre lo que deparará el próximo año, el miembro del CEPREB anticipó que será un buen 2015 para la Cámara, “un año de transición”. “Estamos trabajando en un proceso de profesionalización e institucionalización”, adelantó el director ejecutivo.

Contó que están llevando a cabo “un plan muy ambicioso” que tiene que ver con estrategias de comunicación para fomentar el uso de biodiesel. “Se tenderá  principalmente a comunicar los beneficios de la producción Pyme, los beneficios del sector y la responsabilidad empresarial” en el uso del biocombustible.

Sobre el futuro del productor de biodiesel dijo que no puede vaticinar qué año le espera porque ello está sujeto a la macroeconomía, la cual es muy fluctuante.