En mayo estará llegando a la Argentina el primer equipo. Se trata de un sistema formado por un gasificador de 120 KW y un moto-generador marca TEDOM de igual potencia. Fue construido en Italia y será el único equipo que se importe. No se trata de un biodigestor sino de un sistema de avanzada para producir gas de síntesis (syngas)”, cuentan a energiaestrategica.com Jorge López y Diego Savini, desarrolladores de la firma PIROFLAMEGAS S.A. Argentina.

Señalan que el equipo será colocado como Unidad de Demostración en las instalaciones de una importante firma de industrialización de madera de quebracho  en la provincia de Formosa, donde transformará el residuo celulósico en energía eléctrica, la que será será auto-consumida por dicha empresa. “Este proyecto entrará en operación a partir del mes de junio de 2016 y tendrá una duración de 90 días para ser luego reemplazado por un sistema de mayor capacidad”, adelantan los empresarios.

En cuanto a características del gasificador, enumeran:

  • Convierte en SYNGAS cualquier tipo de materia orgánica (toda aquella formada por cadenas de carbono)
  • La conversión en syngas es del 100 por ciento de la materia orgánica, es decir que no quedará ningún residuo orgánico, o sea, contaminante.
  • Cuando se hace referencia a materia orgánica se incluye también a los plásticos, desechos del petróleo y materiales afines.
  • El único residuo que queda es la parte inorgánica (sales y similares) contenidas en la materia prima, es decir, únicamente entre el 1 y 2 por ciento del total de la biomasa seca tratada. Este residuo inorgánico, como tal, es estable y no contaminante.
  • Se puede utilizar biomasa simple como aserrín de madera, excremento de animales, residuos de la agricultura, etc., y también compleja, como los residuos sólidos domiciliarios, vinazas y residuos peligrosos, dado que el sistema está preparado para transformarlos en energía neutralizando los gases corrosivos que puedan desprenderse de esa biomasa
  • El proceso es totalmente limpio y no produce residuos sólidos (solos los inorgánicos indicados), tampoco efluentes líquidos o emanaciones gaseosas contaminantes.
  • Está trabajando en Europa con certificación CE y en Argentina fue homologado por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) de la provincia de Buenos Aires.
  • El sistema (gasificador más moto-generador) está integralmente operado por un software de gestión inteligente, por lo que no se requiere más de 1 operario por turno.
  • El único requerimiento es que la biomasa ingrese con no más de 3 centímetros de diámetro y hasta 25 por ciento de humedad.

El equipo

El gasificador se presenta dentro de un contenedor  de 20 pies para producir 100 ó 250 KW y en un contenedor de 40 pies para producir 500 KW de energía eléctrica. Por caso, para producir 1 MW eléctrico la superficie requerida será el de cuatro contenedores de 40”, dos para los gasificadores (2×500 KW) y dos para los generadores (2×500 KW).

El sistema sale probado de fábrica y ya totalmente integrado, por lo que no necesita una instalación en la zona en que se implante, siendo el tiempo para que inicie su operación no mayor a 15 días”, resaltan López y Savini.

Los  desarrolladores destacan que a futuro los gasificadores serán fabricados en Argentina por la firma INDUSTRIAS SAVINI SRL ubicada en Villa Gobernador Gálvez, Provincia de Santa Fe. “Y lo relevante es que el 95 por ciento de su contenido no es importado”, aseguran.

Los empresario señalan que “el objetivo comercial de estos equipos será el de producir energía térmica o eléctrica de cualquier biomasa en general y de desperdicio o peligrosa en particular, ya sea para:

  1. Venderla al Estado a través de las licitaciones que se efectúen
  2. Cumplir con la producción de energía renovable de mínima establecida en el ordenamiento legal para grandes usuarios o
  3. Para ser auto-consumida»