Las firmas que se quedaron con el acceso al transporte de energía eléctrica son:

Entre las empresas que resultaron ganadoras figuran YPF, Genneia, Pampa Energía, Central Puerto, 360 Energy, entre otras.

Sumando el proyecto de YPF «Manantiales Behr» y «Rawson» de Genneia, resultaron adjudicados 123 MW , lo que representa el 45% del total (273 MW).

Esta garantía del acceso a la red de transporte permite a los inversores negociar con los clientes el precio por la venta de energía a largo plazo, así como buscar el financiamiento con los principales bancos involucrados en la industria.

Claro que no será por tiempo indefinido. En las condiciones de la adjudicación se aclara que la reserva de transporte se termina conforme a las fechas comprometidas formalmente en la documentación presentada a Cammesa.

En tanto, para garantizar la construcción de los proyectos y evitar especulación, el Gobierno fijó una póliza de caución de 250 mil dólares por MW instalado a cargo de las firmas adjudicadas.

¿Cómo fue la evaluación de la adjudicación? Se consideraron principalmente tres factores: el proyecto con el menor plazo programado de habilitación comercial (el que primero construye); el que tenga el factor de planta más alto; el que solicita menos beneficios fiscales. El desempate por sorteo también fue una opción en las zonas más solicitadas.

De esta manera, generadores podrán salir a comercializar energía renovable a largo plazo con empresas de diversos rubros, principalmente grandes petroleras, aceiteras, supermercados, automotrices, mineras, siderúrgicas, metalúrgicas, entre otros rubros industriales que ya están estudiando cumplimiento de la Ley 27.191.

Más allá de que suministrarse con energía limpia es una obligación legal, por la Ley 27.191, hoy los usuarios ven en las energías renovables una oportunidad para reducir costos y garantizarse el abastecimiento. Sobre todo, luego de conocer los bajos precios que marcó el Programa “RenovAr”.

“Hay compañías que están ofreciendo esos mismos valores de las subastas para los contratos a término y generan un gran distorsión en el mercado”, advirtió una fuente de una compañía del sector que interviene en el negocio.

¿Obligación u oportunidad?

La Ley 27.191 obliga a los grandes usuarios de energía eléctrica a abastecerse progresivamente con energías renovables en hasta un 20% en 2025. Este año, deberían comenzar con el proceso, por eso, ya empezaron las conversaciones con inversores que buscan instalar plantas solares y eólicas para ofrecer el suministro.

El interés empezó luego de conocer los bajos precios que marcó el Programa “RenovAr”. En la licitación “Ronda 2”, la eólica alcanzó este año el récord de 37 dólares el MWh, cerca de lo que se registra en la región y el mundo.

Primeras experiencias

Según los datos oficiales actualizados hasta el 30 de noviembre de 2017, Aluar y Loma Negra fueron los únicos dos grandes usuarios que han informado su salida de la compra conjunta de Cammesa para solucionar en forma independiente la obligación de utilizar energía limpia establecida por la Ley 27.191. La productora de aluminio se retirará en agosto del próximo año, la cementera en febrero.

Estos son los primeros casos, pero próximamente se esperan más novedades. Es que la información de Cammesa indica que 2070 agentes del mercado están alcanzados por la exigencia de ir aumentando su cuota de energía renovable.

Puntualmente, la norma establece que para el año 2020 el porcentaje deberá ser del 12%, incorporándosele gradualmente un 2% cada año para en 2026 lograr el 20%. ¿Qué otras alternativas a las compras conjuntas de Cammesa disponen? Pueden contratar a generadores y/o autogenerarse, tal como establece la Resolución 281-E/2017 de Energía.

Ver nota relacionada: Contratos a término: hoy se conocen las empresas con prioridad para proyectos de renovables