Tal como adelantó Energía Estratégica, el viernes pasado se conformó la ‘Liga Bioenergética’. La establecieron cuatro provincias: Córdoba, la anfitriona, Santa Fe, Salta y Tucumán.

“Se desarrolló en el marco de la preocupación de no poder establecer ningún tipo de diálogo con las autoridades nacionales, con el nuevo ministro de Energía”, confía a este medio Santiago Yanotti, Director del Ente Regulador de Servicios Públicos de Tucumán (ERSEPT), quien participó de la reunión.

De la cita también participaron altos funcionarios provinciales, como el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de Córdoba, Fabián López; la secretaria de Estado de la Energía de Santa Fe, Verónica Geese; el ministro de Desarrollo Productivo de Tucumán, Juan Luis Fernández; y la ministra de Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable de Salta, Paula Bibini.

Asimismo, se hicieron presentes representantes del sector privado, de la Cámaras de Empresas PyME Regionales Elaboradoras del Biocombustible (CEPREB), de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), la Cámara Argentina de Industria Sucro Alcoholera, la Cámara de Bioetanol de Maíz (Biomaiz) y de la Cámara de Industrializadores de Granos y Productores de Biocombustibles de Origen (CIGBO).

Para el Director del ERSEPT, el desarrollo de los biocombustibles “es lo que se viene y cuanto antes desarrollemos el sector, mejores resultados vamos a tener”.

Yanotti sostiene que esta industria “genera beneficios ambientales, en comparación con los combustibles; beneficios sociales, por la generación de puestos de empleo, sobre todo un rubro como el de las bioenergías; y beneficios económicos, porque va a ser mucho más barato generar el biocombustible de manera distribuida que transportar combustibles desde sitios lejanos”.

Lea también: «Provincias conformarán un espacio en defensa y promoción de los biocombustibles»

En cuanto al empresariado, el funcionario tucumano narra que durante la reunión manifestaron preocupación por la posibilidad de que el Gobierno nacional desregule el mercado, haciendo competir a las empresas pyme con las multinacionales, lo cual afectaría a las industrias más pequeñas.

Además, apuntaron sobre la necesidad de que se fijen políticas de incentivo con previsibilidad. “Necesitamos un mapa claro que estimule las inversiones, porque esta actividad genera trabajo, uno de los principales problemas de la Argentina de hoy”, señala Yanotti. Uno de esos horizontes se proyecta en aumentos de corte. Actualmente, en la Argentina se corta un 10 por ciento de biodiesel en gasoil y un 12 por ciento de bioetanol en naftas.

Tomando acciones concretas en este sentido, Santa Fe inició un programa denominado ‘BioBus’, que comprende el funcionamiento de 3 unidades de transporte urbano de pasajeros que funcionan con un 100 por ciento de biodiesel (B100), y otras 397 unidades que utilizarán un 25 por ciento de biodiesel (B25), a partir de septiembre.

Por su parte, Salta impulsará una medida similar. Próximamente, la provincia estará celebrando un convenio de colaboración con Santa Fe para adquirir su know how para aplicarla.

En esa línea, Yanotti adelanta que su provincia está evaluando instrumentar un plan de incentivos, pero que está en etapa de análisis. “El 27 de septiembre haremos un evento importante en Tucumán de energías renovables y eficiencia energética donde discutiremos este y otros temas”, invita el Director del ERSEPT.

Sumar otras provincias

Por otra parte, el Director del Ente Regulador tucumano señala que la idea de la Liga Bioenergética es incorporar nuevas provincias y nuevas temáticas que aborden la bioenergía en general, es decir, no sólo los biocombustibles sino la biomasa y biogás con fines térmicos y eléctricos.

La próxima reunión aún no tiene fecha pero ya se está planificando para que sea en Salta o en Buenos Aires.