La semana pasada se reunieron en la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) diversos actores del rubro de las bioenergías (biomasa y biogás). El propósito fue analizar la situación del sector y, sobre todo, avanzar en la confección de un documento que lleve propuestas a las autoridades de gobierno competentes de cara a una próxima licitación.

El escrito, que llevará la firma del presidente de la entidad, Marcelo Álvarez, estará terminado durante este mes y quedará a disposición del Ministerio de Energía y Minería, el Ministerio de Agroindustria y el proyecto PROBIOMASA.

Según pudo saber Energía Estratégica, la cartera que dirige Juan José Aranguren está evaluando lanzar una compulsa específica para bioenergías en el mismo marco de la Ronda 2.0 del Programa RenovAr, o bien separarla. Todo dependerá de cuestiones de agenda.

Según declaraciones informales de funcionarios del Ministerio de Energía y Minería, la licitación para bioenergías podría lanzarse entre los meses de septiembre y octubre y se está trabajando para que la publicación del Pliego se dé a conocer antes de que finalice este semestre.

Lea también: «El Gobierno fija fecha estimativa para la licitación específica de bioenergías»

En este contexto es que tecnólogos y desarrolladores de proyectos están trabajando para acercarle propuestas al Gobierno sobre qué cuestiones debieran tenerse en cuenta para que comiencen a proliferar emprendimientos de bioenergías en la Argentina.

Durante la reunión en CADER se analizaron los límites de la primera Ronda del Programa RenovAr, que de los 2423,5 MW adjudicados sólo 24 MW corresponden a bioenergías. “Se proponen mejoras para que haya una mayor convocatoria de interesados en desarrollar proyectos”, contó a este medio una fuente que participó de la cita.

Entre las propuestas, se planteará una división de las tecnologías (biomasa seca y biogás proveniente de residuos zootécnicos, agroindustriales y producción dedicada) por escala.

En el caso del biogás, se solicitará que se establezca una distinción entre proyectos que van de los 500 KW al 1 MW de potencia instalada del resto que comiencen del MW, el piso de la Ronda 1 ya partía del MW, rechazando la presentación de emprendimientos más pequeños. En lo que respecta a biomasa, aún se está determinando la división de escala.

Por otro lado, se propondrá que la generación de energía a través de rellenos sanitarios vaya por otra vía de licitaciones, distinta a esta Ronda exclusiva para bioenergías.

Lea también: «El Gobierno avanza con privados y cooperativas para consensuar medidas con bioenergías»

Otra de las propuestas es que no se determine un precio fijo por MWh para los proyectos sino que se establezcan a partir de una fórmula polinómica, tal como sucede con los biocombustibles.

Explican que, a diferencia de las tecnologías eólica y solar donde el recurso es gratuito, en el caso de las bioenergías hay costos por sustratos que son variables y gastos por transporte de logística que suelen ir en aumento año a año, entre otros.

“Se está apuntando a una codigestión equilibrada y sostenible”, subrayan los proyectistas.