3 de septiembre 2015

Generación distribuida: Liberalizar el mercado de las energías renovables y cambiar el paradigma

Durante este año, el gobierno nacional, mediante la empresa estatal Energía Argentina S.A. (Enarsa) adjudicó a la compañía Electroingeniería, bajo la modalidad  llave en mano, la construcción de cinco centrales de generación eléctrica a gas por un total de potencia instalada de 1.500 MW, con un presupuesto de 4.590 millones de pesos. En diálogo con […]


Durante este año, el gobierno nacional, mediante la empresa estatal Energía Argentina S.A. (Enarsa) adjudicó a la compañía Electroingeniería, bajo la modalidad  llave en mano, la construcción de cinco centrales de generación eléctrica a gas por un total de potencia instalada de 1.500 MW, con un presupuesto de 4.590 millones de pesos.

En diálogo con energiaestrategica.com, Mario Pierantonelli asegura que es un error seguir invirtiendo en energía termoeléctrica por el abaratamiento de otro tipo de tecnologías, como la fotovoltaica.

Asegura que hoy en día los precios de los paneles fotovoltaicos están “regalados” y que esta tecnología es más competitiva que la térmica fósil, sobre todo en lo que respecta a paneles de baja y media potencia ideales para el uso de Generación Distribuida (política que permite a particulares inyectar a la red de baja tensión energía y que sean resarcidos por lo aportado en su tarifa eléctrica).

Para ello es necesario que el gobierno nacional sancione una legislación nacional, más allá de los esfuerzos provinciales por crear una, y que se dé a precios competitivos.

Pierantonelli hace foco sobre estas dos cuestiones. Primero reconoce que el problema que actualmente encuentran los usuarios es que en nuestro país el Wp cuesta alrededor de 4 dólares, lo que desalienta el consumo de paneles fotovoltaicos de los usuarios porque no llegan a amortizarlo.

Es por eso que considera que es necesario liberalizar las importaciones e importar paneles certificados de calidad de China por su valor actual de mercado. “Allá (por China) cuestan 0, 40 centavos de dólar el Wp y los inversores on grid están en el orden de los 0,25, 0,30 centavos de dólar. Con el valor de la exportación se le podrían vender paneles acá en Argentina a 1 dólar el Wp. Con 2 o 3 mil dólares una persona puede instalar 1,5 KWp en su casa”, razona el especialista y calcula que sin que el estado haga inversiones “se podría instalar en un año 1 GWp”.

Además señala que esa explosión del mercado habilitaría todo un negocio con las instalaciones.

Por otra parte, apunta a la necesidad de un cambio de paradigma en el marco de regulación energética que de alguna manera inquieta a los responsables.

Tanto para Mario Pierantonelli como para otros especialistas en la materia la insistencia del gobierno en seguir invirtiendo en energía no renovable se trata de la dependencia de un paradigma energético dependiente de combustibles fósiles. “Si no una razón lógica no hay”, sella el experto.

Dice que el gobierno podría impulsar una ley nacional de Generación Distribuida instrumentando un nuevo esquema, pero que ello implica un cambio importante en el marco regulatorio ya que implica se debería sumar a los usuarios en el circuito administrado por CAMMESA, reguladora del despacho y administración de energía, y debería fijar otro tipo de arreglo con las distribuidoras.

Por otra parte, advierte que no se trata de un proceso sencillo, ya que experiencias como las del estado de California, Estados Unidos, o España han demostrado que pagar a los usuarios por lo volcado a la red sin regular el mercado puede traer consecuencias adversas. Allí los usuarios invirtieron tan fuerte en energía fotovoltaica que generaron más de lo que consumían y las distribuidoras iban a pérdida, por lo que el sistema fracasó.

Si bien hoy Argentina se encuentra en el polo opuesto a esa problemática, es un ejemplo que no debe perder de vista a la hora de instrumentar ese tipo de políticas.

 

2 Comentarios

  1. ursula fischer

    las distribuidoras habran ido a perdida…pero ganaron: el ambiente….menos contaminacion….el suelo y la naturaleza, danhada por el fracking…..el usuario independiente autogenerador de su energia….menos gastos…..la industria de paneles FV….en lugar de las generadoras de energia dependientes del petroleo….nuestro futuro como humanos en este planeta, ya que el petroleo no solo es necesario, por ahora, para generar energia, sino que es materia prima para un sinfin de productos…..claro que esos puntos no se tienen, aparentemente en cuenta, solo la perdida de las distribuidoras…..grandes empresas no pueden perder de vez en cuando, en lugar de que pierdan siempre los pequenhos….????? y nuestro hijos y nietos….

    Responder
  2. Darío Pico

    Supongo que deberíamos hacer lo posible y lo imposible para aprovechar el mayor porcentaje que podamos de esa energía (SOLAR), también la EÓLICA,que llega en abundancia a la superficie terrestre, que brindaría tantas posibilidades de desarrollo a las zonas del país que no poseen energía tan cómodamente como tienen los grandes centros urbanos, eso haría que se descentralice las urbes y se empiece a desarrollar el interior del país. ¡¡¡¡¡TANTOS PROBLEMAS HA TRAÍDO EL AGLOMERAMIENTO EN DEMASÍA DE LA POBLACIÓN!!!!!!!!. Hay que repoblar el país uniformemente y darles las comodidades de vivir a TODOS los habitantes. Un ejemplo de población bastante distribuída es la pcia. de Santa Fe, con la cantidad de pueblos que tiene, aunque estén Rosario y la Capital. En un momento decía, que suerte, en las grandes ciudades disponen de todas las posibilidades para desarrollarse, pero me di cuenta que las hay para bien y para mal, en los últimos tiempos me parece que más para mal que para bien. En lo referido al tipo de energía, supongo que es más rápido instalar paneles solares que los otros instrumentos para aprovechar los otros tipos de energía, entonces a los políticos, QUE NO DUERMAN!!!!!!!!!!!!!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019