¿Es necesario pensar en una quinta subasta de renovables?

Más allá del número, creo que en lo que hay que pensar es en un mecanismo que permita aprovechar las oportunidades que presentan las energías renovables, tanto por su competitividad, ya que de acuerdo con la Agencia Internacional de Energías Renovables actualmente todas las tecnologías renovables, con excepción de la solar de concentración, son más competitivas que las tecnologías de combustibles fósiles o están en el mismo rango de precios, como por sus beneficios ambientales y sociales, generando fuentes de empleo directo e indirecto, además del desarrollo de cadenas de valor para suministrar productos y servicios asociados a la tecnología.

Sin duda todos los procesos son perfectibles y en ese sentido, creo que la oportunidad que se abre en México es la flexibilización de los procesos. Por ejemplo, se pueden diseñar concursos donde puedan participar los diferentes actores, ya sea en una asociación público-privado o ejercicios donde sólo participe ya sea el sector público o el sector privado. De esta manera, no es necesario ajustar los calendarios de los diversos actores, sino que los concursos pueden diseñarse e impulsarse conforme a las necesidades del promotor.

¿Es una intención del Gobierno?

La Secretaria de Energía recientemente informó públicamente que probablemente se realice una cuarta subasta eléctrica, aunque aseguran que dependerá de encontrar las condiciones más óptimas y en gran parte del avance que tenga la Comisión Federal de Electricidad tanto en su generación, como la transmisión, considerando que por ello es importante apostarle a la empresa productiva del Estado porque es la que va a jalar a los demás.

Habría cambios en las condiciones de inversión…

Creo que el sector público continuará realizando inversiones en el sector y buscará modelos de participación público-privado, con lo cual el sector privado gozará de un socio robusto para desarrollar los proyectos, que además permitirá complementarse y aprovechar la especialización que cada actor traiga a la mesa.

¿Es el rol de los concursos eléctricos?

Creo que el nombre es lo de menos, lo importante es diseñar un mecanismo lo suficientemente flexible, claro y transparente, para que se pueda incorporar las mejores prácticas y le de certeza a los participantes.

¿Alcanzará como para compensar lo que empujan las subastas?

Creo que en el momento en que se diseñe un instrumento más robusto, esto permitirá que se fortalezca la competitividad del sector eléctrico mexicano. No hay que olvidar que México es la decimotercera economía más grande del planeta, así que la demanda es lo suficientemente atractiva como para atraer inversiones, además de la extraordinaria ubicación geográfica que facilita la logística y abre la posibilidad para exportar flujo eléctrico hacia el norte o el sur.

 ¿Y qué expectativas hay en el mercado?

De acuerdo con el más reciente Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional la expectativa es que en los próximos quince años se añadan casi 40 GW de capacidad limpia, es decir un incremento de poco más de 2.6 GW anuales que permitiría alcanzar la meta de generación limpia que se fijó México hacia el 2024 (35% de la generación a partir de energías limpias).

¿Podrá el mercado de contratos bilaterales empujar el desarrollo masivo de proyectos?

Creo que esa es una herramienta con la que hoy se cuenta en el país y si miramos lo que está ocurriendo a nivel internacional, las compras corporativas de energías limpias están aumentando tanto en ritmo como en volumen, tan sólo en septiembre y octubre de este año se firmaron contratos por 6.7 GW en el planeta, la mitad de lo que se contrató en 2018.

 ¿A qué ritmo avanza?

En México por ejemplo, tan sólo en proyectos solares en 2019 se han firmado 163 MW en contratos bilaterales (25% más que en 2018).

¿Qué regulaciones debiera trabajar México para seguir impulsando la industria?

Una gran oportunidad que tiene México es aprovechar su gran riqueza natural y fortalecer las interconexiones tanto con Estados Unidos, como con Centroamérica. En la medida en que impulsemos la integración energética en ambas fronteras, se abre la posibilidad para que México acceda al mercado eléctrico más grande en el planeta (EUA), para aprovechar un mercado integrado más grande, contribuir a la seguridad energética de la región y potenciar el mercado nacional de energías renovables y hacia el sur, el mercado centroamericano y potencialmente la interconexión con América del Sur, con los beneficios asociados de la integración del continente en su conjunto.

Se potenciaría además la industria local…

Sin duda, una de las grandes oportunidades del mercado de las energías renovables es el poder aprovechar las capacidades locales para hacer más competitivo el recurso. Hoy tenemos varias asociaciones especializadas en energías renovables (eólica, geotérmica, hidroeléctrica y solar), que incorporan académicos, comerciantes, fabricantes y organizaciones de la sociedad civil, con el propósito de impulsar el conocimiento y competitividad de los diferentes recursos y aprovechar las capacidades productivas de los estados.

¿Hacen falta más incentivos?

En la medida en que podamos trabajar en la estandarización de los productos, desarrollo de regulación y laboratorios de prueba y certificación que permitan evaluar las tecnologías, sean locales o extranjeras, esto permitirá que el mercado sea más competitivo y con las reglas que mejor reflejen las condiciones locales, eventualmente en beneficio del consumidor final.