Si bien muchos actores del sector energético no han podido cumplir sus metas de este año debido a una desaceleración del mercado chileno en este semestre, las barreras no habrían impedido a empresarios avanzar con negociaciones para continuar con proyectos de energías renovables el año próximo.

«Nos propusimos tener 10 PMGD desarrollados y en operación este año, pero por el contexto país y por el del mercado que fue afectado por la modificación de algunas leyes, los negocios han ido más lento; de allí que, estos proyectos esten en construcción o por construirse el año siguiente».

«No se han cumplido las expectativas en general pero ha sido un buen cierre de año para nosotros», confío a este medio Jan Masferrer Trius, gerente general de Lenergia.

El balance es positivo, puesto que Lenergia avanza con desarrollos por mas de 1GW en proyectos renovables en esta plaza estratégica. Según detalló el titular de la empresa se tratan de 192 MW de proyectos en desarrollo para PMGD solar, 63 MW en PMGD eólicos, unos 140 MW eólicos correspondientes a dos utility scale y luego unos 660 MW en siete proyectos solares utility scale.

Vista esta penetración en el mercado chileno, no es de dudar para el empresario que la gran tendencia se da y se seguirá dando en tecnología solar. Según datos de la plataforma «Energía Abierta» (iniciativa de la Comisión Nacional de Energía – CNE) la participación de solar en la matriz energética ya representa el 10.96% de la generación bruta en el país.

En lo que son los proyectos utility scale de Lenergia, la empresa ya estaría en la etapa de due diligence de un gran porcentaje de proyectos solares con dos empresas, una local y otra internacional. Y en lo que respecta a PMGD, el empresario indicó a este medio que identifica más demanda de la que hoy se podría cubrir fundamentalmente con proyectos solares. Sin embargo, una barrera surgiría en el mercado para planificar a largo plazo cubrir este último tipo de instalaciones en Chile.

«Estamos aguardando a que se apruebe en la Corte Suprema la modificación del DS 244 porque si bien ya fue aceptada la ley, hay que estar atento a los próximos pasos burocráticos que son aquellos los que van a marcar los plazos de activación y que son los que van a afectar en definitiva a los proyectos», advirtió Jan Masferrer Trius.

Desde la empresa aspiran a tomar más cuota de mercado en 2020; y aquello sería por los negocios que impulsaron en el presente año y no por lo que pueda suceder el año que viene. Respecto a sus previsiones para el próximo semestre consideran que va a haber una depuración de mercado, sobre todo debido a cambios normativos. 

El DS 244, que modifica la fórmula de cálculo del precio de la energía para este tipo de proyectos, fue motivo de debate durante todo este año; por lo que, tal como informamos en octubre pasado, el empresario vio la oportunidad de advertir por carta al presidente Sebastián Piñera de los impactos que podría tener los cambios del precio estabilizado de los proyectos PMGD, pero el jefe de estado no le habría respondido directamente al empresario.

De allí, el gerente general de Lenergia agregó que «el 2020 será un año duro para los PMGD». Esto estaría fundamentado desde distintos aspectos, tal como una afectación del 8% en el precio de la energía solar que bajaría la rentabilidad de este tipo de proyectos solares que son activos de inversiones commoddity.

Aquello repercutiría en el ámbito de subastas públicas donde precios por debajo de los US$30, incluso por debajo de los US$25, en contratos a 15 años, obligaría a que el mercado se concentre sólo en aquellas empresas que puedan afrontar grandes inversiones, esperando una tasa de retorno del 4% con financiación bancaria, por ejemplo. Frente a esto, los pequeños oferentes quedarían fuera, porque no podrán competir ni en precio de energía, ni en precios de CAPEX y podrían participar solamente grandes constructoras y operadoras del mercado.

Además del impacto sobre los precios, los cambios normativos y reglamentarios generarían una incertidumbre rompería el esquema de seguridad jurídica del país y esto impactaría negativamente en el mercado incluso para los grandes jugadores.

Frente esto, según pudo saber Energía Estratégica, el sector se estaría organizando para poder dar pelea en caso de que surjan barreras para el desarrollo de nuevos proyectos, esto implicaría impugnar eventuales medidas que vayan en contra del mercado y presentar nuevas alternativas para dinamizar los negocios.