17 de abril de 2019

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica.
[email protected]

Lejos de París: las emisiones de CO2 aumentaron 1,7% en 2018 batiendo un nuevo récord

A causa del aumento de la demanda de energía mundial, las emisiones de CO2 aumentaron un 1,7%, es decir, en 560 Mt, llegando a un máximo histórico de 33,1 Gt. Como resultado, las emisiones aumentaron un 0,5% por cada 1% de crecimiento económico global, mientras que el promedio era de 0,3% desde 2010. La concentración promedio de CO2 en la atmósfera fue de 407,4 ppm en el 2018, 2,4 ppm mayor que en 2017. Una columna de Ovidio Holzer, especialista en energía.

En un informe realizado por Economía de la Energía se señala que la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) publicó su reporte anual sobre energía y emisiones de CO2, Global Energy & CO2 Status Report 2018. Según el informe, el consumo de energía en el 2018 aumentó a un ritmo dos veces mayor que el promedio de crecimiento desde 2010.

Una mayor demanda de energía eléctrica fue responsable de aproximadamente la mitad del crecimiento total del consumo de energía. La demanda de todos los combustibles aumentó, siendo el gas natural el que tuvo mayor crecimiento. Como consecuencia, las emisiones de CO2 aumentaron un 1,7%, batiendo un nuevo récord. Las energías renovables tuvieron un crecimiento de dos dígitos respecto del año pasado, pero no estuvieron a la altura del crecimiento mundial de la demanda de energía eléctrica.

Consumo de energía

En 2018, el consumo de energía mundial aumentó un 2,3%, casi el doble del ritmo de crecimiento promedio de los últimos años. Este aumento se debe a una economía global más robusta, sumado a temperaturas extremas que requieren mayor calefacción y refrigeración en varias partes del mundo.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

La demanda global de gas se expandió a su ritmo más rápido desde 2010, con un crecimiento interanual del 4,6%. La demanda de petróleo creció 1,3% y el consumo de carbón aumentó 0,7%. El petróleo y el carbón juntos representaron una cuarta parte del crecimiento de la demanda mundial. Las energías renovables, que crecieron en más del 4%, cubrieron alrededor de una cuarta parte del crecimiento de la demanda total de energía primaria. Esto se debió en gran medida a la expansión en la generación de electricidad, donde las energías renovables representaron el 45% del crecimiento en 2018.

La energía nuclear también creció un 3,3% en 2018, principalmente como resultado de la nueva capacidad en China y el reinicio de cuatro reactores en Japón. En todo el mundo, la generación nuclear alcanzó el 7% del aumento de la demanda energética.

La electricidad sigue afirmándose como el “combustible” del futuro, con un aumento de la demanda mundial de electricidad del 4% en 2018 a más de 23000 TWh. Este rápido crecimiento está empujando a la electricidad hacia una participación del 20% en el consumo final total de energía. El aumento en la generación de energía fue responsable de un poco más de la mitad del crecimiento de la demanda de energía primaria.

El petróleo y el carbón crecieron a niveles similares, con un crecimiento significativo en la generación de energía a carbón más que compensando las disminuciones en el uso de carbón en otros lugares.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Energía eléctrica

La mitad del aumento del consumo de energía corresponde a la electricidad. La demanda de energía eléctrica mundial aumentó un 4% en el 2018, siendo este el crecimiento más acelerado desde el 2010. Aproximadamente un quinto del aumento de la demanda fue consecuencia de las condiciones climáticas.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Las fuentes de energía renovable fueron responsables del 45% del aumento total de la demanda eléctrica, mientas que el carbón supuso el 26% de este aumento.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Emisiones de CO2

A causa del aumento de la demanda de energía mundial, las emisiones de CO2 aumentaron un 1,7%, es decir, en 560 Mt, llegando a un máximo histórico de 33,1 Gt. Como resultado, las emisiones aumentaron un 0,5% por cada 1% de crecimiento económico global, mientras que el promedio era de 0,3% desde 2010. La concentración promedio de CO2 en la atmósfera fue de 407,4 ppm en el 2018, 2,4 ppm mayor que en 2017.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

China, India y Estados Unidos representaron el 85% del aumento neto de emisiones, mientras que las emisiones disminuyeron en Alemania, Japón, México, Francia y el Reino Unido.

Particularmente, las emisiones en China e India aumentaron un 2,5% y 4,8% respectivamente. En Estados Unidos, a pesar de que el aumento fue del 3,1%, las emisiones tienen niveles similares a los de los años 90, es decir, 14% menores que en el 2000. Esta disminución es mayor que en cualquier otro país del mundo. Por su parte, en Europa las emisiones disminuyeron un 1,3%, con Alemania a la cabeza. En el Reino Unido, las emisiones llegaron a sus niveles más bajos desde 1888. En Japón las emisiones bajaron por quinto año consecutivo, y en México, por segundo año consecutivo.

Dos tercios del aumento de las emisiones se deben al sector eléctrico. El carbón es el mayor responsable, habiendo causado un tercio de las emisiones. Se halló que de 1º C que aumentó la temperatura promedio mundial sobre niveles preindustriales, 0,3º C fueron por emisiones derivadas del carbón.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Por otro lado, el reemplazo del carbón por gas natural se aceleró en 2018. Además, el uso de energía renovable evitó la emisión de 215 Mt de CO2. Sin esta transición a fuentes bajas o neutras en carbono, las emisiones totales hubieran aumentado un 50% más. El factor que más limitó las emisiones fue la eficiencia energética, aunque su contribución fue un 40% menor que en 2017.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Por primera vez en casi una década, se vio un aumento en proyectos a gran escala de captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS, por sus siglas en inglés). A fines del 2018 había 43 proyectos en operación, construcción o en consideración. Estas instalaciones tienen el potencial de capturar hasta 13 Mt de CO2 anualmente.

Petróleo

 La demanda mundial de petróleo aumentó un 1,3% en el 2018, principalmente en Estados Unidos y China, mientras que disminuyó en Japón y Corea. El aumento del 30% promedio del precio del petróleo hizo que este crecimiento se desacelerara respecto de años anteriores: la demanda creció en 1,3 mb/d (millones de barriles por día) en el 2018, un nivel menor que los 1,5 mb/d del 2017.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Gas natural

 El consumo de gas natural creció un 4,6% en el 2018, su mayor aumento desde el 2010. Estados Unidos y China son responsables del 70% de dicho crecimiento. Casi un quinto de la demanda extra de gas de este año es debido a la sustitución de carbón por gas natural.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Carbón

 El consumo de carbón natural aumentó un 0,7% en el 2018, pero su participación en la demanda energética global disminuyó. Aun así, sigue siendo la mayor fuente de energía eléctrica mundial, y su crecimiento en esta área fue mayor que el de cualquier otro combustible. La demanda de carbón sigue aumentando considerablemente en Asia, particularmente China e India, por el aumento de la demanda de electricidad.

Por el contrario, su consumo disminuyó en Norteamérica y Europa debido a políticas ambientales y disminución en el costo de energías renovables. Un dato notable es que este año, a pesar del aumento en el precio promedio del gas natural, este combustible presentó un mayor crecimiento en su demanda que el carbón.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Energías renovables

 Por su parte, las energías renovables aumentaron un 4%, siendo responsables de casi un cuarto del aumento de la demanda de energía mundial en 2018. Esto se vio principalmente en el sector eléctrico, donde el crecimiento de la generación con energías renovables fue del 7%, el más acelerado de la década. La bioenergía continúa siendo la fuente renovable más utilizada, aunque su crecimiento se sigue desacelerando desde el 2013.

En el 2018 el porcentaje de participación de energía renovable en la matriz mundial llegó al 25%. Sin embargo, para cumplir con los objetivos ambientales, es necesario que el uso de energías renovables se expanda más rápidamente.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Eficiencia energética

 La eficiencia energética siguió desarrollándose en el 2018, pero a un ritmo más lento que los años anteriores. La intensidad energética disminuyó en un 1,3%, mientras que el año anterior había disminuido un 1,9%. Esta desaceleración puede deberse al estancamiento en el desarrollo de políticas de eficiencia.

Fuente: https://www.iea.org/geco/

Únicamente en Europa e India se vio que la intensidad energética cayó más en 2018 de lo que había disminuido en 2017. Mientras, Estados Unidos aumentó su intensidad energética en comparación al 2017, debido a que las políticas y tecnologías de eficiencia fueron contrarrestadas por un considerable aumento del consumo de gas natural.

 

2 Comentarios

  1. Miguel dice:

    Se ve que algunos hacen su esfuerzo para no acercarnos al precipicio, pero es insuficiente. ¿Y por casa, como andamos? Un poco de hipocresía. La sustitución de combustibles contaminantes sigue lerda. Mucho bombos y platillos con las solares y eolicas, pero en el balance final contra el gas, no existen. Y la paliza que le están pegando a los bio-combustibles con las ultimas politicas seguidas por la actual Administración, es una verdugueada que va a quedar en los libros de historia.

  2. Marcelo Rodriguez dice:

    Linda foto, pero no aplica a la temática… son torres de enfriamiento y sobre ellas hay vapor de agua.

Dejanos tu comentario sobre este artículo