El diputado provincial socialista Rubén Darío Galassi (PS-FPCS), acompañado de sus pares de bloque: Antonio Juan Bonfatti (PS-FPCS), presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, Oscar Pieroni (PS-FPCS) y Julio Francisco Garibaldi (PS-FPCS), por intermedio del Proyecto de Ley (Expediente 31524 CD-FP-PS) de su autoría y suscripto por los nombrados, ingresado el 27 de julio y que, desde la sesión ordinaria del jueves 28 de julio de 2016, estudian las comisiones de Obras y Servicios Públicos, de Presupuesto y Hacienda y de Asuntos Constitucionales y Legislación General, el cual consta de 9 artículos cuidadosamente elaborados, pretende establecer “un régimen de fomento del uso de fuentes renovables de energía” destinadas a la provisión de energía eléctrica o térmica a los inmuebles de titularidad de sujetos de derecho privado o de derecho público no estatal.

Como complemento de las políticas públicas implementadas por el Gobierno Provincial en los años 2009 y 2013 a través del Plan de Gestión Ambientalmente Sustentable y Santa Fe Avanza en la Sustentabilidad, respectivamente, destinados a edificios y oficinas públicas, y el Programa de Prosumidores de 2016, que tiene por objetivo incentivar mediante compensaciones monetarias la generación de energía distribuida renovable conectada a la red de baja tensión por usuarios de la EPE; se pretende con este proyecto: “estimular la instalación de fuentes de energía renovables en bienes inmuebles a través de la fijación de beneficios impositivos”.

Cada edificio o vivienda podrá acceder al beneficio impositivo independientemente si se encuentra construido o en vías de construcción, siempre que la instalación de alguna de las fuentes de energía renovables permita sustituir la utilización de energías convencionales en los espacios comunes de los edificios de propiedad horizontal o en al menos un sector de las viviendas particulares.

A los fines de este proyecto, se considerarán fuentes de energía renovables: la instalación de sistemas geotérmicos para climatizar (calefacción y/o refrigeración) áreas interiores a través de las características térmicas del subsuelo; la conexión de módulos fotovoltaicos o eólicos con sistemas a la red para inyectar energía solar o eólica que reemplace el uso de energía eléctrica; y permitir la utilización de sistemas de captación solar para calentar agua aprovechando la energía solar térmica disponible para precalentar circuitos de calefacción.

Se prevé que los propietarios, consorcistas o inquilinos de todo inmueble, en tanto tengan carácter de personas humanas o jurídicas privadas o públicas no estatales, puedan acceder a la deducción de hasta un cincuenta (50%) por ciento del Impuesto Inmobiliario por un término de veinticuatro (24) meses, una vez acreditada la producción de energía no convencional por parte de la Secretaría de Estado de la Energía que actuará en calidad de autoridad de aplicación de la presente Ley, debiendo la misma actuar en coordinación con la Empresa Provincial de la Energía (EPE).

No podrán acogerse al presente régimen aquellas personas humanas o jurídicas privadas o públicas no estatales que tengan deudas ejecutables con la Administración Provincial de Impuestos (API) o con cualquier empresa, sociedad, ente u organismo de la Administración Pública Provincial; fundamentó el diputado socialista Rubén Darío Galassi (PS-FPCS), acompañado de sus pares de bloque: Antonio Juan Bonfatti (PS-FPCS), presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, Oscar Pieroni (PS-FPCS) y Julio Francisco Garibaldi (PS-FPCS), el Proyecto de Ley (Expediente 31524 CD-FP-PS) de su autoría y suscripto por los nombrados, ingresado el 27 de julio por mesa de movimiento y que estudian, desde la sesión ordinaria del jueves 28 de julio de 2016, las comisiones de Obras y Servicios Públicos, de Presupuesto y Hacienda y de Asuntos Constitucionales y Legislación General; no sin antes resaltar que “se apunta a fortalecer el sistema energético con la instalación de fuentes de energía renovables e iniciativas innovadoras”, ampliando los incentivos para el sector privado, acoplándose a las líneas estratégicas que persiguen la sustentabilidad de un modelo de desarrollo que incluya a toda la provincia.