El diputado nacional por el Frente para la Victoria, José Antonio Vilariño, conjuntamente con la ONG Construcción Colectiva y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), a través de Alberto Anesini, Asesor de la Presidencia del INTI, a cargo del programa Generación Distribuida de Energías Renovables, impulsaron un proyecto destinado a garantizar el suministro de agua en los tanques elevados de edificios a través de un sistema alimentado con energía solar.

Los cortes de energía eléctrica producen numerosos inconvenientes en las áreas urbanas, uno de ellos suele ser la falta de agua en los edificios, específicamente en los pisos altos para lo cual se necesita el funcionamiento de una bomba”, explica el proyecto de resolución, al tiempo que argumenta: “la iniciativa ‘Agua Siempre’ busca garantizar el nivel de agua en los tanques elevados de edificios, a través de un sistema de bombeo integrado y alimentado con paneles solares fotovoltaicos”.

La medida además apunta a “ahorrar energía durante todo el año”; se estima que el ahorro de energía sería de un 50 por ciento respecto a la destinada al bombeo de agua en un edificio. “En el caso de que este tipo de sistemas se aplique en forma masiva, podrían lograrse importantes sustituciones en la importación de hidrocarburos”, enfatizan los redactores.

Además, hacen hincapié en el desarrollo de la tecnología fotovoltaica, expresando que los paneles duran alrededor de 25 años y son resistentes a avatares climáticos como vientos fuertes y granizo, frío, calor y humedad. Asimismo, el sistema ofrece importantes ventajas económicas y ambientales ya que trabaja de manera autónoma, sin usar baterías y complementariamente con el sistema tradicional.

Por otra parte, destacan el hecho de que el sistema convencional de bombeado no quedaría en desuso, sino como complemento de este método sustentable. “Si la demanda de agua supera la provista por la bomba solar, la bomba eléctrica puede completar el caudal requerido”, aclaran.

Sin embargo indican que “la demanda hídrica coincide con la época de mayor radiación solar”, es decir, que en el momento en que mayor energía pueda generar la potencia fotovoltaica, mayor será el consumo eléctrico.

Sobre el sistema

Su arranque y frenado es automático, en función de la radiación solar, del nivel de agua en la cisterna y en el tanque de acumulación de agua. En los días más largos de verano, el sistema bombea más agua. Es de fácil y simple instalación que puede ampliarse de acuerdo a los requerimientos”, explican en el proyecto.

Actualmente ya se han evaluado dos prototipos instalados en edificios, uno con bomba de superficie y otra sumergible. En ambos casos, se realizaron mediciones y ensayos para verificar las teorías planteadas en el inicio y, por ende, su correcto funcionamiento.