Durante el congreso “Bioenergía, desafío y oportunidades para Pymes y grandes empresas”, organizado por los departamentos de Infraestructura y Energía y de Medio Ambiente de la Unión Industrial Argentina (UIA), estuvo presente Miguel Ullivarri, jefe del Departamento de Medio Ambiente de la empresa Ledesma.

En su exposición en la jornada celebrada en Capital Federal, Ullivarri contó la experiencia que la empresa lleva a cabo con en la utilización de biomasa.

Ledesma viene generando desde el año 2010 energía a partir de la malhoja, como se denomina a la hoja de caña de azúcar que queda en el campo tras la cosecha. Luego de la cosecha en verde, realizada para minimizar el uso de agua y herbicidas, la malhoja es acordonada y trasladada a la planta industrial para luego generar la biomasa. Con este mecanismo, por hectárea se generan 14 toneladas de residuos ( malhoja)  y se levantan entre 7 y 8.

Según contó Ullivarri, especialistas de la empresa viajaron por distintos lugares del mundo como Guatemala o Chile, para conocer experiencias similares. “En 2010 empezamos con 14 mil toneladas de biomasa, en el 2011 44 mil, y ahora para el 2014 aspiramos a 130 mil”, aseveró el empresario en relación a los objetivos para el fin de año.

Ledesma, en su planta de biomasa, logra una capacidad de procesamiento de 20 a 25 toneladas por hora de malhoja picada y 40 toneladas por hora de madera chipeada. De esta forma, se permite disminuir el consumo de gas en 1.000 m3 por cada 2,8 toneladas de biomasa procesada.

Esta nueva etapa que viene atravesando Ledesma, permitió que durante 2013, por ejemplo, se reemplazaran 20 millones de metros cúbicos de gas natural, lo que se considera un 10 por ciento del gas que se consume durante un año para producir. El avance se vio en los números: desde hace tres años el consumo de gas de Ledesma no registra aumentos.

En relación al uso de biomasa en Argentina, emergente pero todavía principiante, Ullivarri analizó: “Sin dudas que tenemos un uso de la biomasa bajísimo, y los responsables son el Estado, el sector privado y los investigadores, que son tres patas que deben asociarse”.

Por otro lado, Ullivarri consideró que el uso de energías renovables no sólo sirve para garantizar la sustentabilidad energética de la empresa, sino que por otro lado se profundizó la creación de fuentes de trabajo.

A raíz de esta nueva etapa, en Ledesma se sumaron 130 puestos de trabajo nuevos. Además, Ullivarri consideró que a nivel nacional el futuro de las energías renovables será bueno. “El tema energético tiene un enorme campo y oportunidad para seguir creciendo en nuestro país”, concluyó.