Sobre la iniciativa, se pronunció el Ian Patches Liburd, Ministro de Infraestructura Pública, Correos, Desarrollo Urbano y Transporte de St. Kitts y Nevis.

«Estamos listos para embarcarnos en este proyecto vital de energía solar más almacenamiento como una parte clave de nuestro empuje hacia la energía renovable, que es crítico para el desarrollo futuro de nuestro país», expresó.

La planta de energía solar de 35.6 MW y la instalación de baterías de almacenamiento de 44.2 MWh se construirán en terrenos proporcionados por el gobierno en el valle de Basseterre, adyacente a la ciudad de Basseterre y a la actual central eléctrica de SKELEC en la isla de St. Kitts.

El proyecto proporcionará a los residentes de esta federación de dos islas del Caribe una fuente de energía limpia, confiable y renovable, con un ahorro de costos fijos en comparación con el actual sistema de generación de energía a diésel.

El sistema proporcionará entre el 25 % y el 30% de las necesidades actuales de generación de energía de la nación, a la vez que reemplazará la misma cantidad de capacidad generada con diésel.

«El proyecto de almacenamiento solar ayudará a fortalecer la solidez financiera de SKELEC en los próximos 20 años, a la vez que reducirá significativamente el costo del combustible en las islas durante ese período», destacó Liburd.

Y agregó que «el costo previsto de la instalación del parque solar no sólo será beneficioso para la demanda energética de la federación, sino que representa la opción más viable para asegurar el futuro financiero de SKELEC».

Leclanché será el contratista principal de ingeniería, compras y construcción para la instalación del sistema solar fotovoltaico (FV) y del sistema de baterías de almacenamiento de energía (BESS, por sus siglas en inglés).

«Queremos agradecer al Primer Ministro Timothy Harris, al Ministro de Infraestructura Pública Liburd, al Gobierno de St. Kitts y Nevis, y a la junta directiva y al equipo ejecutivo de SKELEC por su tremenda visión, cooperación y esfuerzos en apoyo a este emocionante proyecto», confió Anil Srivastava, CEO de Leclanché.

Y amplió que «este proyecto marca la primera vez que un sistema de energía solar a escala de megavatios, estabilizado por un sistema de baterías de litio de última generación para el almacenamiento de energía, puede ser utilizado para suministrar una verdadera ‘carga base’ de energía a una empresa de servicios públicos en una isla del Caribe».

Siguiendo la idea planteó que «esto envía una fuerte señal a otros países del Caribe y al resto del mundo de que existe una alternativa más limpia, económica y viable que el diésel».

El gobierno aprobó recientemente una asignación de terrenos para el sitio del proyecto, los cuales serán proporcionados bajo un contrato de arrendamiento entre el gobierno de St. Kitts y Nevis y la compañía encargada del proyecto.

SKELEC y Leclanché ya han firmado un acuerdo de compraventa de energía de 20 años que garantiza que el sistema suministrará la capacidad de energía esencial para St. Kitts por muchos años venideros.

Leclanché ha establecido una sociedad instrumental (SPV, por sus siglas en inglés) en St. Kitts, conjuntamente con el socio local Solrid, para financiar, poseer y operar la instalación. Una vez que se haya completado y entregado el proyecto de generación y almacenamiento de energía, Leclanché será responsable de la gestión de todas las operaciones del proyecto, así como del mantenimiento y las garantías de los equipos.

«El costo de este proyecto para los ciudadanos de St. Kitts y Nevis es cero», aseguró Bryan Urban, vicepresidente ejecutivo y jefe de la división de negocios estacionarios de Leclanché.

Y aclaró que sSu costo se recuperará en su totalidad a lo largo de 20 años gracias al ahorro creado por el cambio a la energía solar limpia y confiable».

La colocación de la primera piedra del proyecto de energía y almacenamiento de energía solar está prevista para mediados de octubre de 2019, con la fecha de finalización prevista para septiembre de 2020.