Las energías renovables continúan su crecimiento en Argentina. El pasado martes Latinoamericana de Energía S.A. inauguró el Parque Solar Tamberías en San Juan con una potencia instalada de 3,6 MW. 

Con dicho parque, se les proveerá de energía limpia a 1.800 familias aproximadamente. Y según datos que CAMMESA le brindó a la compañía, es uno de los tres parques con mayor factor de carga en el país junto a Diaguitas y Las Lomitas. 

Al respecto, Emiliano Cabaña, Gerente General División Renovable de Latinoamericana de Energía S.A, y Pablo de Rosas, Director Financiero de la compañía, comentaron cómo fue el progreso del proyecto: 

“La construcción del parque solar se llevó a cabo en el año 2019 y se puso en marcha a mediados del 2020. Durante el transcurso tuvimos algunos problemas para llevar a cabo la importación de ciertos bienes y el incumplimiento de algunos proveedores, pero nada que no se pudiera sortear de manera efectiva y a tiempo, a pesar incluso de la pandemia”.

Foto cortesía de Emiliano Cabaña

A partir de ahora las expectativas de la empresa se sostienen en el desarrollo de nuevos proyectos solares en San Juan, en conjunto con las provincias de mayor producción solar como La Rioja y Catamarca.

En dichas provincias Latinoamericana de Energía S.A. posee proyectos que se encuentran detenidos por “múltiples factores a la empresa” y que fueron adjudicados en el Programa RenovAr 2 y el Mercado a Término. 

“Actualmente tenemos la problemática de no encontrar inversores extranjeros interesados en ingresar dinero al país, debido a la actual coyuntura nacional y mundial. Y la banca privada y estatal local no pueden hacer frente al desafío de la inversión inicial que los proyectos necesitan”, apuntaron”. 

Ante la pregunta de cómo se podrá resolver, no sólo esta situación particular, sino también de la problemática general, ambos especialistas opinaron que “es necesario que el estado nacional y provincial desarrollen políticas que favorezcan la atracción del capital extranjero para la región y concepto federal”.

“En el caso de no poder lograrlo, con los adjudicatarios se debería negociar la prioridad de despacho y RenovAr para la devolución de las capacidades de transporte sin penalidades, ya que la imposibilidad de llevar a cabo los proyectos se debe exclusivamente a factores externos”. 

Con ello aluden a circunstancias de fuerza mayor que conlleva la pandemia, ya sea la imposibilidad de conseguir financiamiento externo, la dificultad para obtener de insumos y equipamientos que en su mayoría no se producen en el país y que sus fábricas se encuentran paralizadas o con producción mínima.

De todos modos se mostraron optimistas con el avance de dichos proyectos: «Seguimos sorteando obstáculos para procurar el objetivo trazado».