Dentro del incipiente mercado de las fuentes renovables el rubro solar térmico despunta en nuestro país a escala domiciliaria. Según los propios comerciantes, la venta de equipos viene creciendo sostenidamente estos últimos años debido a las ventajas que tienen frente a uno convencional y al progresivo conocimiento de la tecnología por parte de los usuarios.

A saber, los calefones solares son capaces de suplir un 80 por ciento del gasto en gas natural para calentar agua durante 20 años (vida útil del equipo) y evita emanaciones de impacto ambiental en su funcionamiento. “La ciudadanía está cada vez más comprometida con el cuidado del medioambiente y la seduce la posibilidad de ahorrar gas y electricidad a futuro y ganar independencia de la red de servicios ante eventuales cortes”, observa Pablo de Benedictis, co-fundador de la empresa Goodenergy.

En diálogo con energiaestrategica.com, el empresario cuenta que el balance de este año fue “muy bueno, ya que las ventas aumentaron un 75 por ciento (con respecto al 2014). “La gente se fue identificando más con nuestra marca, recomendando nuestro servicio y sumado al crecimiento del mercado en general logramos un buen año comercial”, señala.

No obstante, reconoce que de crearse un marco regulatorio que promueva la tecnología se dispararían aún más las ventas, sobre todo en lo que respecta una política de créditos. “Si hay buenos programas de financiación de los productos a largo plazo y tasas bajas por parte del gobierno la gente se sumaría de forma masiva a las renovables”, considera.

Goodenergy solidaria

En cumplimiento de su programa de responsabilidad social Goodenergy ha donado este año un termotanque solar de 185 Litros y una cocina solar a la escuela N°130 localizada en Jujuy en el Alto Calilegua, un pueblo que está sobre la montaña a 3.600 metros de altura.

Personal de la empresa se dirigió expresamente al destino de las donaciones, brindó charlas sobre energías renovables para los lugareños y convivieron con ellos. Además, prestaron apoyo a la iniciativa surgida hace un año por un grupo de jóvenes oriundos de Ledesma que promueven ayuda al pueblo carente de servicios públicos, recursos y límites de acceso.

12191351_518861148292054_151343342471975670_o

Para ir al pueblo hay que subir 30km aproximadamente a pie tardando unas 12 hs caminando, y en ese sentido desde Goodenergy queríamos vivir esa experiencia y conocer las dificultades que se enfrentan a diario. En esta oportunidad, además del termotanque solar y la cocina solar, decidimos donar libros y otras herramientas educativas”, señaló Pablo De Benedictis, uno de los participantes de la experiencia junto a Melisa Marques Dos Santos y Florencia Bravo, ambas de la empresa.

La iniciativa es llevada adelante por Maximiliano Espinoza y Silvina Santillán que convocan numerosos voluntarios año tras año y Goodenergy se ha sumado en el último viaje realizado en Octubre de 2015 con el apoyo de un termo solar, una cocina solar y charlas educativas sobre el tema.

Fue una gran experiencia que permitió a Goodenergy cumplir con su programa de responsabilidad social, ayudar a una escuela que se encuentra alejada de la red de servicios a contar con agua caliente y la posibilidad de cocinar utilizando el sol y colaborar con el cuidado del medioambiente fomentando buenas prácticas a los habitantes del Alto Calilegua”, valoró De Benedictis.

12183859_518861211625381_3322989492303587885_o