“Colombia es un actor clave en el mercado energético latinoamericano. Rico en recursos energéticos, tiene una de las mezclas de electricidad más limpias del mundo, con la energía hidroeléctrica que actualmente representa el 70% de la electricidad generación”, destaca el comunicado de IRENA, titulado ‘Aumento de la Inversión en Energía Renovable en Colombia’.

El escrito destaca los esfuerzos del Gobierno, que busca fortalecer la resistencia de la matriz energética, asegurando un suministro seguro y eficiente y reduciendo la exposición a los fenómenos climáticos, como el fenómeno estacional de El Niño.

“Los planes prevén aumentar la capacidad de generación de energía renovable variable (ERV) al 17% para 2030, frente a menos del 1% en 2017”, compara el comunicado.

Señala que esta situación presenta “enormes oportunidades para la inversión solar y eólica, así como el almacenamiento hidroeléctrico por bombeo para permitir la integración de la ERV”.

“Además de los objetivos nacionales, la iniciativa RELAC, dirigida por Colombia, hace un llamamiento para que se genere el 70% de la electricidad a partir de fuentes de energía renovable en toda América Latina y el Caribe para 2030”, agrega.

En ese marco, la Coalición para la Acción de Negocios e Inversores de IRENA, que reúne a las principales empresas e inversores de energía renovable, ve un gran potencial para las inversiones en Colombia.

El grupo representa importantes activos en materia de energía renovable en todo el mundo y tiene previsto aportar en los próximos años importantes inversiones adicionales necesarias para la recuperación de la economía ecológica después del COVID-19 y para alcanzar los objetivos mundiales en materia de clima.

Desde el punto de vista de la industria y sobre la base de su participación en el mercado colombiano, el Grupo de Empresas e Inversionistas ha reunido las siguientes recomendaciones clave que el gobierno puede considerar para alcanzar mayores cuotas de energía renovable:

Aumentar la claridad de los planes de energía renovable más allá de 2022

El Plan Nacional de Desarrollo de Colombia ofrece certeza y transparencia sobre el aumento de la energía renovable hasta 2022, con 1.500 megavatios de nueva capacidad instalada de ERV asignados mediante acuerdos de compra de energía a largo plazo (PPA) en el actual proceso de subasta.

Para prever y planificar las inversiones a largo plazo, un plan de ejecución específico que mire más allá de 2022 enviaría una fuerte y continua señal de inversión a los inversores locales e internacionales.

Revisar el diseño del mercado de la electricidad y el marco regulador para aumentar la proporción de ERV

El Grupo de Empresas e Inversores sugiere la revisación del diseño actual del mercado eléctrico de Colombia para facilitar una mayor integración de la ERV.

Esto puede incluir características específicas para un mercado intradiario, un mercado de servicios auxiliares, cargos vinculantes de despacho y complementariedad, y facilitar mecanismos alternativos de comercio de energía, como contratos bilaterales entre los generadores de ERV y los usuarios finales. También puede ser necesario un examen amplio del marco reglamentario actual, incluidos ajustes de los derechos de acceso a la red (distribución y transmisión).

Seguir desarrollando el diseño de la subasta para una asignación equilibrada y adaptar los acuerdos con arreglo a las normas internacionales

Colombia ha demostrado estar dispuesta y ser capaz de realizar subastas con requisitos más sencillos y elementos de diseño innovadores.

En el futuro, el gobierno debería considerar la posibilidad de examinar la forma en que se puede perfeccionar el diseño de las subastas para apoyar un mayor despliegue e integración de la ERV.

Con ese fin, es fundamental un diseño de subasta que equilibre la asignación de riesgos entre los diversos interesados. Entre los riesgos más importantes figuran la reducción (que varía según el lugar y el momento), junto con las compensaciones financieras (es decir, la inflación y el cambio de divisas); en última instancia, para movilizar las inversiones y aumentar la financiabilidad, los PPA deben cumplir las normas internacionales o adaptarse en consecuencia.

Fortalecer la estrategia de desarrollo de la red

La planificación a largo plazo para aumentar la proporción de energías renovables requiere una planificación y conexión coherente de la red, lo que es particularmente importante en la región de La Guajira.

Además, podría ser beneficioso esbozar un plan específico de infraestructura de la red de transmisión para el desarrollo futuro de la energía renovable, en particular con miras a que el mercado de electricidad de América Central se interconecte con la línea de transmisión regional del SIEPAC.

Para dar cabida a una mayor proporción de ERV, también se recomienda encarecidamente una revisión de los actuales códigos de la red. Por último, todo esfuerzo por mejorar la planificación y la conexión de la red debería tener en cuenta las variaciones locales de la calidad de la red (por ejemplo, en el norte de Colombia) y tener por objeto aportar claridad sobre los costos de desarrollo de la red.

Fortalecer las consideraciones socioeconómicas de los proyectos de energía renovable, centrándose en las comunidades locales

El desarrollo de un sector de energía renovable ofrece la posibilidad de obtener importantes beneficios socioeconómicos.

Las subastas, por ejemplo, pueden diseñarse para maximizar esos beneficios fomentando el desarrollo de las industrias locales, maximizando la creación de empleos locales, alentando la participación de agentes pequeños y nuevos, y contribuyendo al desarrollo subnacional y a la participación de las comunidades locales.

En este contexto, el desarrollo de los activos renovables en Colombia requiere un enfoque considerado que incluya evaluaciones del impacto ambiental y socioeconómico en las comunidades locales.

Alrededor del 90% de los proyectos de la subasta de renovables terminados se encuentran en La Guajira, donde residen comunidades indígenas. A fin de aumentar la transparencia para todas las partes interesadas y asegurar que la transición sea justa y equitativa, se recomienda un enfoque normalizado para fomentar la participación de la comunidad local, incluida la consulta sobre la concesión de permisos y el desarrollo de los proyectos.

El Grupo de Empresas e Inversores está plenamente comprometido a apoyar al gobierno en esos esfuerzos.