El lunes 20 de julio, se publicó en la Gaceta Oficial de Brasil la Resolución nº 70 de 16 de julio de 2020,  que reduce a cero por ciento las tasas de impuestos de importación de determinados bienes que pasan a denominarse como “Ex-Tarifários”.

Actualmente los aranceles para los módulos solares que ingresan a Brasil rondan el 12%, mientras que para los inversores son del 14%.

La medida, que entrará en vigor a partir del 1 de agosto próximo, se propone impulsar distintas unidades de negocio en momentos donde la devaluación del real frente al dólar aumenta los costos de los componentes de tecnología solar fotovoltaica, importados principalmente desde China.

La Cámara de Comercio Exterior (Camex), del Ministerio de Economía, añadió a la lista de productos beneficiarios a una docena de módulos fotovoltaicos, además de inversores y otros accesorios.

Esta medida beneficiará a la actividad de la Generación Distribuida en Brasil, al igual que la regulación del Decreto 10.387, lanzado en junio pasado, que permitirá financiar proyectos a través de bonos verdes.

En una entrevista realizada para el presente informe, Rodrigo Sauaia, director general de la Asociación de Energía Solar Fotovoltaica de Brasil (ABSOLAR), analiza las oportunidades que puede generar la autogeneración a partir de fuentes de energía limpia en el país.

¿Cuál es el volumen de potencia de proyectos de Generación Distribuida en Brasil y qué porcentaje corresponden a la tecnología solar fotovoltaica?

La actual capacidad instalada de generación distribuida en Brasil es de 3.292,3 MW, al 16 de julio de 2020.

En términos de capacidad instalada, el 94,4% de ellos, o 3.107,3 MW, son sistemas solares fotovoltaicos. El 99,8% de todas las conexiones de micro y minigeneración son de energía solar fotovoltaica.

¿Qué expectativas de crecimiento tienen desde la asociación a lo largo de este año?

ABSOLAR produce proyecciones anuales para ambos mercados, el descentralizado y el centralizado, al comienzo de cada año. A principios del 2020, las estimaciones indicaban que la generación solar distribuida añadiría 3,4 GW – un crecimiento del 170% – terminando el año con una capacidad instalada de 5,4 GW.

Sin embargo, las proyecciones hechas antes de la pandemia no pueden ser tomadas en cuenta en las circunstancias actuales. Durante el primer semestre, la generación distribuida ya se ha incrementado en más de 1 GW después de haber comenzado el año con una capacidad instalada de 2 GW, lo que significa un crecimiento verificado del 50% en comparación con toda la capacidad instalada acumulada anterior, un enorme desarrollo del mercado.

Hasta el 16 de julio estaban operativos 3.107,3 MW de Generación Distribuida en Brasil. El 94,4% de esa potencia está conformada por sistemas solares fotovoltaicos

¿Cómo cree que funcionarán los bonos verdes que el Gobierno ha habilitado?

El Decreto 10.387, emitido en junio de 2020, facilita el acceso a los bonos verdes por parte de los proyectos de energía renovable.

Se espera que las directrices promuevan inversiones en fuentes de energía renovable, atrayendo más de 170.000 millones de reales para 2029, según el Gobierno.

En cuanto a la capacidad instalada, el Ministerio de Minas y Energía calcula que el decreto abre espacio para la implementación de unos 36 gigavatios (GW) en los próximos 10 años, de los cuales se prevén 8 GW para las plantas fotovoltaicas.

Es importante señalar que el Ministerio de Minas y Energía aún no ha publicado una ordenanza que regule el proceso. ABSOLAR sigue de cerca este tema y mantiene a sus miembros asociados al día con las nuevas noticias, tan pronto como están disponibles.

¿Cuántos empleos genera esta actividad hoy en día en Brasil y qué perspectivas tienen sobre finales de este año?

La generación distribuida de energía solar fotovoltaica ha creado más de 93 mil empleos en Brasil desde 2012.

La generación distribuida es un motor para el desarrollo regional, la atracción de nuevas inversiones privadas y la creación de puestos de trabajo en todos los segmentos de la cadena de valor, y se espera que desempeñe un papel importante en la recuperación económica del Brasil después del pico de la pandemia COVID-19.

La cantidad de empleos generados a lo largo del segundo semestre de 2020 dependerá de las políticas que adopten los gobiernos (federal, estatal y municipal), para ayudar a acelerar el mercado.

El crecimiento del mercado puede mejorar considerablemente si el gobierno adopta medidas positivas para fomentar la participación de la energía solar fotovoltaica en los planes de recuperación económica, entre ellas un mejor acceso a la financiación, una reducción de los impuestos, nuevas subastas y la elaboración de objetivos nacionales, regionales y locales en materia de energía solar fotovoltaica.

La generación distribuida de energía solar fotovoltaica ha creado más de 93 mil empleos en Brasil desde 2012

¿Cómo está afectando el Coronavirus al funcionamiento normal de la actividad de la Generación distribuida en el Brasil?

La pandemia está teniendo un fuerte efecto negativo en la capacidad de las empresas de servicios públicos para satisfacer la demanda de acceso a los sistemas de generación distribuida.

Todos los servicios que implican presencia física, como la medición del consumo de electricidad, la sustitución de los medidores de electricidad y el establecimiento de nuevas conexiones del sistema a la red, han sufrido una disminución de su personal y, en algunos casos, una incapacidad para mantener el progreso de las actividades debido a las limitaciones de movilidad en las ciudades.

El gobierno federal emitió un decreto que definía los servicios esenciales durante la pandemia, que incluían la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, entre otras actividades. ABSOLAR se ha comprometido a que el Regulador Nacional aclare que la generación distribuida también califica como una actividad esencial, lo que el Ministerio de Minas y Energía ya reconoce y con lo que está de acuerdo.

¿Cuál es su opinión sobre el actual marco reglamentario de la generación distribuida?

Hasta la fecha, Brasil tiene un programa nacional completo de medición de redes para proyectos de hasta 5 MW, que incluye tanto medición de redes locales y virtuales, como mecanismos solares comunitarios.

A este respecto, en los dos últimos años se han celebrado consultas públicas para evaluar los beneficios y los costos de la generación distribuida en el mercado y sus repercusiones en las tarifas eléctricas.

El debate se lleva a cabo en el organismo regulador y en la cámara de representantes (Congreso Nacional), donde se debaten proyectos de ley específicos sobre el tema.

Las decisiones finales sobre este proceso se pospusieron debido a la pandemia, ya que el foco de atención de los políticos, los reguladores y otros responsables de la toma de decisiones tuvo que cambiar para abordar las repercusiones sanitarias y económicas de COVID-19 en el Brasil.

La recomendación de ABSOLAR del sector fotovoltaico solar a la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL) es que, con un análisis técnico adecuado, los beneficios de la generación distribuida superan con creces los costos.

Los posibles cambios en la regulación de la medición neta son un aspecto importante que debe seguirse de cerca en este segmento de mercado, especialmente si se tiene en cuenta el papel de la generación distribuida para contribuir a la recuperación económica relacionada con COVID-19.

ABSOLAR está trabajando con el Congreso Nacional para establecer un marco legal estable, fiable y justo para la generación distribuida en el país, que pueda promover un desarrollo consistente del mercado, en línea con el fuerte apoyo de la sociedad brasileña a la energía solar fotovoltaica y a la generación distribuida en el país.