En Córdoba se viene trabajando desde hace tiempo en un proyecto de Ley Provincial sobre autogeneración, ante la sanción de la Ley Nacional N° 27.424 el pasado 30 de noviembre Córdoba buscaría además su adhesión.

El Consejo Asesor de Políticas Energéticas de Córdoba (CAPE) de la Provincia de Córdoba, que había acercado sus aportes al proyecto de Ley Nacional que se denominó “Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable integrada a la Red Eléctrica Pública”, avanzó durante este año en precisiones para la futura reglamentación en su provincia, analizando las dos leyes en paralelo.

Luis Molinari, referente del área de energías limpias  de la Cámara de la Industria Eléctrica de Córdoba (CADIEC), parte integrante de CAPEC, señala que su idea llegó al detalle pensando en los recursos y posibilidades de la provincia.

“Nosotros creemos que la Ley Nacional es necesaria y defendemos que la Autogeneración debe ser un derecho para el usuario”, afirmó el experto, pretendiendo buscar el consenso entre los sectores relacionados a la energía de la jurisdicción.

Lea también: «Córdoba aspira a reglamentar ley de generación distribuida este año»

La adhesión a la Ley Nacional se pensó acompañada con un articulado que desarrolla las particularidades propias de las diferente geografías urbanas de Córdoba, y contará con un complemento de Ley Provincial que invitaría a los municipios a adherir y sugeriría ofrecer beneficios.

Estos proyectos de ley en los que avanza Córdoba no tienen fecha precisa de ser tratados, pero esperan ser presentados en la primera mitad del 2018 y sancionados en el corto o mediano plazo.

En los últimos años Córdoba demostró un gran potencial de desarrollo de Energías Renovables, sobre todo para energía solar térmica y Biomasa.

Con la sanción de las leyes de Distribuida y una reglamentación acorde a las posibilidades de la región, se sumarían al emprendedurismo de muchos productores interesados en avanzar en proyectos de renovables, más posibilidades a los cordobeses en generación que se traducirían en más fuentes de trabajo que la que ofrece la generación de energía concentrada.