De acuerdo a datos oficiales la demanda bruta de energía en junio fue 5.5 por ciento más alta que en el mismo mes del año anterior, en línea con las proyecciones que hacían los técnicos del área conforme a las temperaturas previstas para esta época del año.

La otra cara del mercado, la oferta de generación de energía eléctrica, mantiene desde hace años la hegemonía de los productos derivados de los hidrocarburos: las centrales térmicas aportaron un 62.7 por ciento de la potencia, la energía nuclear un 5 por ciento, la hidroeléctrica 31.7 por ciento, de origen eólico y fotovoltaico apenas 50.1 GWh, el equivalente a 0.4 por ciento del total suministrado.

En una entrevista exclusiva para Energía Estratégica, Nicolás Brown, ingeniero industrial y Máster en Energías Renovables,  con experiencia en el mercado y desarrollo de proyectos de energía eólica y solar, asesor sobre estos temas en la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires y ex Jefe de Energía Renovable y Eficiencia Energética de la Provincia de San Luis, evaluó las condiciones que presenta el negocio en nuestro país:

¿Qué análisis hace del mercado de las energías renovables en Argentina?

El mercado de energías renovables en Argentina tiene un gran potencial pero en este momento no está teniendo las inversiones que hasta hace unos años parecía que iba a tener. Así, Argentina es un ejemplo claro de que los recursos naturales son condición necesaria pero no suficiente. Tenemos el sol y el viento, sin embargo no tenemos energía solar o eólica, al menos en cantidades suficientes y aceptables.

De los proyectos presentados en la licitación de GENREN (2009 – 2010), por poner un ejemplo, sólo se instaló el 10 por ciento de la potencia presentada en la licitación.

Creo que realmente esta situación va a tener que cambiar en los próximos años, a medida que nos demos cuenta del absurdo que es promover la importación de combustibles fósiles mientras limitamos el desarrollo de fuentes renovables locales.

¿Cuáles son las complicaciones que sufren las empresas para poder desarrollar el potencial?

A la hora de desarrollar proyectos renovables de alta potencia (como los grandes parques eólicos en Chubut) las empresas se encuentran con dos complicaciones: en primer lugar, es muy difícil obtener inversiones del extranjero, o financiación del exterior. Las regulaciones actuales hacen imposible que los inversionistas extranjeros puedan retirar las ganancias, lo que desincentiva la inversión. A la ya complicada situación económico-financiera del país a nivel internacional (que hace que pocas entidades puedan prestar dinero a empresas argentinas) se suma que los créditos extranjeros deben pagar impuestos y retenciones por sobre los intereses, elevando mucho el costo de capital.

A esta situación financiera, también hay que sumarle las trabas a las importaciones; por mucho que se desarrolle el mercado local de las renovables, siempre será necesario importar equipos y componentes (que no tiene sentido que se fabriquen localmente).

En segundo lugar, hay un gran obstáculo regulatorio: el único cliente que puede comprar energía renovable es el Estado Nacional. Esto significa que si una industria quiere pagarle a un parque eólico para comprarle la energía, no puede; sólo puede instalarse su propio parque y convertirse en auto-generador (lo cual es terriblemente complejo y engorroso). Desde el punto de vista de los generadores, significa que su único cliente es CAMMESA, compañía que tiene un rojo de más de 33 mil millones de pesos.

Además, es muy difícil obtener un contrato de compra de energía renovable por parte del gobierno; el proyecto debe superar muchos obstáculos burocráticos y administrativos en varios ministerios. Por ejemplo, hay más de 300 MW de proyectos de energía solar técnicamente viables, que no pueden siquiera empezar a desarrollarse porque no cuentan con los contratos correspondientes. Todo esto no hace más que aumentar los riesgos y complicar la financiación, empeorando el problema anterior.

Y en cuanto a precios ¿Cómo es la relación de costos frente a los combustibles fósiles?

La energía eólica, por poner un ejemplo, cuesta 125 U$S/MWh. Esto es más barato que generar energía eléctrica con gas oíl o  gas importado, incluso más barato que lo que se estima costará generar energía con el shale gas de Vaca Muerta. 

Los costos de explotación del gas de Vaca Muerta (aproximadamente 10 U$S por millón de BTU) no sólo son el triple de lo que paga actualmente el mercado eléctrico por el gas; también llevan el costo de la energía generada a 130 U$S/MWh, que es más que el precio actual que se paga por la energía eólica. ¿Qué quiere decir esto en resumen? Que si se logra explotar Vaca Muerta el precio de la energía va a bajar, pero en términos relativos la energía eólica siempre será más barata que la energía convencional.

Hoy el costo de la energía tradicional está vinculado al gas oil y al gas importado, bastante más caros que el gas de Vaca Muerta.

Igual, hay que tener en cuenta que en Argentina no existe tal cosa como UN «precio de la energía»; el precio que percibe el usuario final es muy diferente de los costos de generación. Pero es importante saber que esta diferencia no cae del cielo: los subsidios a la energía los pagamos todos con nuestros impuestos, y en la práctica se refleja en menos escuelas, hospitales, rutas, etc.

Entonces… ¿Cómo debería regularse el mercado para facilitar la expansión de las renovables?

Las energías renovables son convenientes desde lo económico, lo medioambiental e incluso desde lo político. La cuestión es cómo cambiar las políticas actuales para poder desarrollarlas en Argentina. Creo que, para tener un desarrollo sostenible del mercado y la industria de las energías renovables (en lugar de tener proyectos aislados, sin llegar a formar una industria sólida) hay que cambiar las cosas en tres sentidos: la regulación, mejorar la economía y generar la obligación.

En resumen, para los proyectos de alta potencia, se debe en primer lugar permitir a cualquier gran usuario comprar energía renovable. Se deben generar las condiciones económicas y financieras que permitan el desarrollo de estos proyectos, facilitando la obtención de créditos a largo plazo y el ingreso de capitales extranjeros. Y por último se debe obligar a los grandes usuarios a consumir energía renovable, a través de la auto-generación y de la compra de energía.