Ayer, en el Congreso Internacional de Energías Renovables, AIREC, Sergio Drucaroff, subsecretario de Gestión Productiva del Ministerio de Producción de la Nación, disertó sobre el rol que espera el Gobierno con respecto al desarrollo de la industria nacional, destacando la publicación de la nueva Resolución Conjunta 1-E/2017.

“Nos estamos planteando buscar un mayor nivel de integración”, sintetizó el funcionario, luego de mencionar el lanzamiento de esta normativa y analizar la baja participación de la industria local en los proyectos adjudicados durante la Ronda 1.0 y 1.5 del Programa RenovAr.

Drucaroff reconoció que la integración de componente nacional en parques eólicos (tecnología que representó el 60 por ciento de las renovables adjudicadas hasta el momento en el RenovAr) fue de apenas el 11 por ciento.

“Nuestra evaluación es que el contenido local de la Ronda 1 estuvo bastante por debajo de lo que nosotros, como Ministerio de Producción, veíamos como potencial del sector”, se sinceró. Pero enfatizó que están trabajando para revertir este escenario.

Es que la nueva Resolución Conjunta fija parámetros más flexibles sobre la industria nacional, permitiendo integrar componentes ensamblados del exterior.

La idea del Gobierno es que jugadores internacionales de primer nivel se instalen en el país y que la industria local tenga la posibilidad de vincularse con ellos. Drucaroff subrayó el interés de empresas transnacionales por la Argentina sin hacer menciones concretas.

Lea también: «Resolución: especifican tecnología local en proyectos de renovables»

En cuanto a jugadores nacionales, destacó: “estamos viendo una reacción realmente importante de los fabricantes locales en términos de inversiones, de adquirir tecnología y ponerse a la altura de lo que exige la fabricación de estos componentes”.

El funcionario recordó que la normativa tiene un plazo de implementación de hasta 2 años, por lo que se irá desarrollando a lo largo de distintas licitaciones del Programa RenovAr.

Uno de los factores que quieren evitar desde el Ejecutivo es que el desarrollo de la industria nacional impacte sobre valores por MWh más altos de los que se han cosechado.

Al respecto, Drucaroff planteó: “seguimos en la búsqueda de precios altamente competitivos en materia energética, con lo cual lo que estamos buscando es que esta sea una integración inteligente desde todo punto de vista: desde lo que la Argentina puede y no puede fabricar en este momento de política industrial, y, por otro lado, de la capacidad de que estos equipos sean igual de competitivos” que los que ofrece el mundo.