18 de enero 2016

Las nuevas represas de Santa Cruz: federalismo energético y seguridad hidroeléctrica

Según CAMMESA, la potencia instalada a noviembre de 2015 fue de 33.340 MW (31.690 MW comercialmente disponibles y 1.651 MW a ser habilitados). Más del 61 por ciento de la potencia es de origen térmico (20.290 MW). Las regiones GBA, LIT y BA concentran el 46 por ciento de la potencia total del país. La […]

Según CAMMESA, la potencia instalada a noviembre de 2015 fue de 33.340 MW (31.690 MW comercialmente disponibles y 1.651 MW a ser habilitados). Más del 61 por ciento de la potencia es de origen térmico (20.290 MW). Las regiones GBA, LIT y BA concentran el 46 por ciento de la potencia total del país.

La Patagonia, por su parte, apenas explica el 3 por ciento. La construcción de los aprovechamientos sobre el río Santa Cruz permitirá diversificar aún más la matriz, llevará más equilibrio a la potencia instalada por región e incrementará la seguridad del abastecimiento hidroeléctrico nacional.

Si las represas Presidente Kirchner y Gobernador Cepernic estuvieran entregando energía al sistema, la participación de la Patagonia pasaría del 3 al 5,2 por ciento. Gracias a la interconexión eléctrica del país realizada en estos últimos años, la Patagonia puede aportar al Sistema Argentino de Interconexión para que su electricidad se funda con la del resto de las regiones y provincias.

Asimismo, debe tenerse en cuenta que interconexión eléctrica ha permitido igualar todos los costos de generación (generación y transporte en todas las provincias interconectadas las fija el Estado Nacional). Ahora bien, en cuanto a la potencia instalada específica de la Patagonia, las represas de Santa Cruz incrementarán en casi un 335 por ciento la potencia local. Esto redundará en un gran aliciente para el desarrollo provincial y regional social, productivo e industrial.


Fuente: Elaboración propia en base a mapa original de CAMMESA, Noviembre 2015.

Por otro lado, debemos destacar que constituye una muy sabia decisión diversificar la seguridad del suministro hidroeléctrico nacional. Explicamos por qué. Las referidas obras, que a su vez impactan en la seguridad energética de la Argentina, diversificará la generación hidroeléctrica entre las cuencas y regiones ya en explotación y, de esta suerte, reducirá el riesgo ante eventuales sequías que puedan afectarlas. En efecto, todas las regiones del país aportan hidroelectricidad al parque de generación, según se desprende de la siguiente tabla:


Fuente: Elaboración propia en base al informe mensual de CAMMESA, Noviembre 2015.

Un ejemplo de la importancia en la diversificación de la potencia hidroeléctrica, lo constituye la histórica sequía que afectó al Oeste de EE.UU. en 2015. Las zonas más afectadas incluyeron gran parte del sureste de Oregon, Nevada occidental y California central/norte. La generación hidroeléctrica en el occidente de EE.UU. proporciona una parte sustancial para este tipo de generación a nivel nacional.

Según la Agencia de Información de la Energía, el 40 por ciento de la capacidad hidroeléctrica estadounidense (29 GW) se encuentra en la Cuenca del Río Columbia, con un 14 por ciento de la capacidad hidráulica de EE.UU. ubicada en California (14 GW). Las represas hidroeléctricas de California representan del 10 al 15 por ciento del suministro eléctrico del Estado.

Además, California importa 3 a 4 por ciento de su electricidad de fuentes hidroeléctricas de terceros Estados. La sequía agudizó semejante concentración en el suministro hidroeléctrico, tanto a nivel estadual como nacional.

Volviendo a la República Argentina, la Patagonia participa hoy con un 4,6 por ciento de la potencia hidroeléctrica instalada. Luego de operativas las represas -y considerando ninguna incorporación adicional- esta región llevará su participación al 17,6 por ciento. Nótese de la tabla anterior la actual concentración de la potencia entre las regiones del Comahue y del NEA. Entre ambas concentran el 67 por ciento del total.

Con la incorporación de los aprovechamientos hidroeléctricos sobre el río Santa Cruz, dicha concentración caerá 12 puntos porcentuales, para ubicarse en 54,1 por ciento. La seguridad del abastecimiento hidroeléctrico argentino habrá ganado mucho y la región será acreedora de energía renovable, de cero emisión de gases contaminantes, abundante y entre las más baratas.

6 Comentarios

  1. Ing.Osvaldo A. Corna

    NO estoy de acuerdo con el proyecto ya que no se ha demostrado que el impacto ambiental que provocaría su implementación fuera aceptable; hay proyectos alternativos en distintas partes del Pais que suplirían ó superarían la capacidad a instalarse afectarían minimamente su zona de influencia.
    La relación costo beneficio no es aceptable

    Responder
  2. Guillermo Federico Franke

    Objetivos que todos los argentinos, deberíamos a mi juicio no perder de vista:
    – Salir de la emergencia energética en el menor plazo posible, respetando tanto el medio ambiente como los convenios adheridos (Kyoto, COP21,etc).
    – Respetar la Ley, por ejemplo la ley de «compre nacional», que apunta a generar más trabajo nacional genuino y competitivo.
    – Defender el empleo, la industria y la seguridad energética.
    – Más allá que los recursos financieros chinos, aparentemente fueron los únicos posibles, se debe garantizar el no pago de precios más caros que los que se pagarían en el país. «Cero corrupción».

    Responder
  3. Guillermo Juarez

    Estoy de acuerdo con el Ing. Osvaldo A. Corna, yo no considero como renovable este tipo de generación (Hidroeléctrica) y además implementado de esta manera el daño al medio ambiente es mayor a la emanación de CO2.
    Hay que actualizar estos proyectos y que sean lo menos invasivos a la naturaleza, tratar de adaptarnos nosotros al medio ambiente en vez de éste a nosotros.
    Saludos

    Responder
  4. Guillermo Malinow

    Me voy a referir a proyectos hidráulicos de propósitos múltiples en forma genérica.
    Decir que la energía hidroeléctrica no puede considerarse como energía renovable es no querer aceptar una verdad indiscutible, reeconocida a nivel mundial en los foros más importantes que se han realizado, se está empleando un recurso natural renovable sin quitar ninguna parte de ese recurso, qué más hay que decir.
    Decir que el daño al medio ambiente es mayor a la emanación de CO2 es seguir argumentando cuestiones tan discutibles que no da lugar para responder seriamente. ¿Cuál es el daño?, porque seguir hablando de generalidades no conduce a nada positivo, expliciten a que dañios se refieren. ¿Y cuáles son los beneficios o impactos positivos de estas obras?, de eso no se hace mención. Las demás tecnologías empleadas para generación eléctrica no pueden ofrecer beneficios o impactos positivos en la medida que ofrecen los proyectos hidráulicos.
    Respecto a los dos aprovechamientos hidroeléctricos sobre el río Santa Cruz cabe mencionar que, a estar de la información disponible, se completó el estudio para la Evaluación de Impacto Ambiental, de ambos proyectos el que fue aprobado por la autoridad competente y discutido en Audiencia Pública.
    Cuando se habla de proyectos «menos invasivos a la naturaleza» es importante que se explicite cuáles son porque cualquier proyecto de desarrollo impactará en mayor o menor medida en el medio ambiente, debemos decidirnos: o quremos llegar a casa y prender la luz, encender el aire acondicionado, contar con un refrigerador conectado las 24 hs. a la correinte eléctrica y ver televisión o vivir como en la edad de piedra.

    Responder
  5. Danlu

    Que paso con la Central Térmica de Río Turbio ?. Se inicio por el 2.006, cuando una central de ese tipo trda DOS años en empezar a funcionar, ésta lleva casi DIEZ, y no funciona. Una por qué nunca tendra abastecimiento de carbón, y dos por que con gas, que funcionamiento tendrá.

    Responder
  6. Eduardo Gonzalez Peña

    Los detractores de las represas hidroeléctricas, y más precisamente las proyectadas y en fase de construcción sobre el río Santa Cruz, deberían argumentar porque cancelar la citada obra, no solamente producirán energía eléctrica, sino que será un gran reservorio de agua, ayudará a crear un microclima en el desierto patagónico y porque no, apostar a por más, como ser , ir ganandole a las estepas pintandolas de verde, los chinos no solo están construyendo la gran muralla verde , sino que frenando las arenas provenientes del desierto de Gobi. Conjuntamente a las energías renovables , debemos apuntar a forestar.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com