Andrés Schwarz es arquitecto profesional con más de 19 años de experiencia en la construcción, gerenciamiento y confección de proyectos de obras de arquitectura civiles y comerciales. Es Miembro del subcomité de Edificación Sostenible y de Acondicionamiento Térmico del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM). También de la comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC).

En una columna de opinión para Energía Estratégica, Schwarz analiza las distintas normativas que se instrumentan para hacer un uso eficiente de la energía eléctrica.

Nuestro país vive un déficit energético, es decir, que la energía que se consume es mayor a la que se genera localmente. Una forma de solucionarlo es incrementar la generación, ya sea a través de tecnologías convencionales o mediante el impulso a la generación de fuentes renovables.

Pero, ¿qué tal si invertimos la ecuación y si, además de generar más, consumimos menos? De eso se trata la eficiencia energética. En el ámbito de la construcción, se trata de aprovechar cada vez más la energía, ya sea diseñando edificios más eficientes (con mejor aislación, previendo el control de la iluminación, etc) o gestionando el consumo de energía en las construcciones existentes.

Hay distintos ejemplos de leyes que atienden estos aspectos. En la Provincia de Buenos Aires, existe la ley 13059 que establece las condiciones de acondicionamiento térmico exigibles en la construcción de edificios. En igual sentido, están las leyes 4458 de la Ciudad de Buenos Aires, y la Ordenanza 8757 de Rosario, por mencionar algunas. Todas ellas, en mayor o en menor medida, incorporan a su texto el cumplimiento de determinadas normas IRAM.

En el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) trabaja para generar normas que ayuden a diseñar y gestionar la energía en el hábitat construido, entre varias tareas. Actualmente, distintos subcomités se encargan de establecer criterios técnicos para mejorar la eficiencia.

Así, hay normas de etiquetado de eficiencia energética de calefacción para edificios (11900), normas para ventanas y puertas exteriores (serie 11507), guías de aplicación para sostenibilidad en edificios (11931, en estudio), entre otras. Existe un subcomité de eficiencia energética que ha generado normas para lámparas, equipos y electrodomésticos, ampliando su estudio a equipos calentadores de agua y artefactos a gas. [Más información aquí: http://energia3.mecon.gov.ar/contenidos/verpagina.php?idpagina=3240].

El rumbo que van tomando estas normas hoy indica cuán eficientes van a ser los edificios de mañana. De esta forma, estaremos haciendo un mejor uso de la energía y contribuyendo mejorar el balance energético del país.